Miércoles, 06 de julio de 2022

I+D22 de junio, 2022

La incidencia del cáncer de colon en pacientes con EII de larga evolución ha remitido en las últimas décadas

Colon La aparición de displasias en el colon de pacientes con EII precede generalmente al desarrollo de cáncer colorrectal (CCR),.

El cribado para detectar displasias supone realizar exploraciones colónicas cada vez más cómodas y eficientes en EII.

SEPD

La incidencia del cáncer de colon en los pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) de larga evolución ha remitido en las últimas décadas. Sin embargo, los gastroenterólogos deben ser conscientes de la importancia de mejorar en la inclusión de estos enfermos en el cribado de displasias de colon a través de la tecnología endoscópica disponible, que permite la detección de las mismas de forma más cómoda y eficiente, tanto para el paciente como para los profesionales.

Esta es una de las principales conclusiones de la ponencia “Cribado para la displasia en EII: cuándo y cómo hacerlo” del doctor Antonio López Serrano, especialista en Aparato Digestivo del Hospital Universitario doctor Peset (Valencia), dentro de la “Mesa oficial de EII” celebrada durante el LXXXI Congreso de la Sociedad Española de Patología Digestiva, que tuvo lugar del 16 al 18 de junio en León.

Aunque existen unos criterios muy específicos y ampliamente aceptados para determinar el momento y la periodicidad en la que se ha de realizar un cribado de displasia de colon en pacientes con EII, en general, se suelen iniciar a partir de los ocho años de evolución de la enfermedad (salvo si coexisten otros factores de riesgo como la colangitis esclerosante primaria).

“El momento de la repetición de las colonoscopias vendrá determinado por el riesgo personal y los antecedentes familiares del paciente".

“El momento de la repetición de las colonoscopias vendrá determinado por el riesgo personal y los antecedentes familiares del paciente, incluyendo los hallazgos en cada una de las exploraciones”, explica el experto. En este caso, los intervalos de seguimiento suelen ser anuales, cada 3 años o cada 5 años como máximo”, según cada paciente.

Seguridad y eficacia del cribado para displasia en EII

Tal y como indica el doctor López Serrano, realizar cribados para la displasia, a través de colonoscopias, puede tener más riesgo de complicaciones en pacientes con enfermedad crónica de colon que en la población general. “La existencia de un colon algo más rígido de lo habitual es una causa de posibles perforaciones y, además de eso, los pacientes con EII suelen presentar una mayor tendencia al sangrado cuando se realizan resecciones de lesiones”.

Además de estas circunstancias, la sedación profunda que requieren las colonoscopias puede ser una fuente de complicaciones que, generalmente, suelen ser muy leves y de una frecuencia no mayor a la del resto de pacientes sometidos a colonoscopias, explica el especialista.

La sedación profunda que requieren las colonoscopias puede ser una fuente de complicaciones que, generalmente, suelen ser muy leves y de una frecuencia no mayor a la del resto de pacientes sometidos a colonoscopias.

Con todo ello, el cribado para displasia en EII es una técnica que mejora notablemente a largo plazo la calidad de vida de los pacientes, especialmente porque podemos resecar, en la mayor parte de los casos, lesiones precursoras de cáncer e, incluso, algunos en estadios iniciales de su evolución, asegura el experto. Esto implicará una menor tasa de cirugía e intervenciones en general.

Endoscopias

El desarrollo tecnológico de los últimos años en el campo de la Medicina ha impactado de lleno en la evolución de las endoscopias y en su uso. En la actualidad, tal y como recuerda el doctor López Serrano, “las endoscopias permiten aplicar una serie de filtros que incrementan enormemente la calidad y la resolución de la imagen”.

“Las endoscopias permiten aplicar una serie de filtros que incrementan enormemente la calidad y la resolución de la imagen”.

Gracias a estos avances tecnológicos, los endoscopistas han conseguido abandonar procedimientos que exigían mayor tiempo de exploración y que eran menos precisos para poder predecir la histología de las lesiones observadas, especialmente, en patologías como la EII. “Esto conlleva que los profesionales puedan decidir qué técnica de resección aplicar en cada tipo de lesión para así poder resecarla de forma completa, con un estudio histológico adecuado posterior”.

Cribado para la displasia en EII

La aparición de displasias en el colon de pacientes con EII precede generalmente al desarrollo de cáncer colorrectal (CCR), las cuales suelen aparecer por fallos en la regeneración del colon como consecuencia de la inflamación crónica.

El mejor método para la detección de la displasia es la colonoscopia, que permite visualizar la superficie del colon y tomar biopsias o resecar lesiones si se aprecia alguna área sospechosa.

Debido a que la displasia es muy difícil de detectar, los expertos recomiendan realizar la colonoscopia utilizando técnicas de cromoendoscopia con toma de biopsias dirigidas.

Además de eso, y debido a que la displasia es muy difícil de detectar, los expertos recomiendan realizar la colonoscopia utilizando técnicas de cromoendoscopia con toma de biopsias dirigidas. Para ello se pueden aplicar colorantes en la superficie del colon (generalmente el índigo carmín) o utilizar sistemas electrónicos de los dispositivos endoscópicos (también llamado cromoendoscopia virtual).




Puedes seguirnos

Publicidad
patrocinador seccion actualidad

POSTS DESTACADOS

Aviso de Cookies

El sitio web www.phmk.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Saber más

Suscríbete GRATIS a las newsletters de Pharma Market