Domingo, 17 de octubre de 2021

I+D15 de junio, 2021

40 hospitales españoles prueban con éxito una nueva estrategia terapéutica para el cáncer de mama precoz más agresivo

cancer-de-mama-olaparib

Según los resultados del estudio OlympiA, olaparib reduce el riesgo de recaída en un 42%.

Pharma Market

El subtipo de cáncer de mama triple negativo es el de peor pronóstico, el más agresivo y difícil de tratar; de ahí que la comunidad científica haya celebrado los buenos resultados del estudio OlympiA, que demuestran que la adyuvancia con olaparib, un fármaco dirigido, reduce en un 42% el riesgo de recaída en pacientes con enfermedad localizada con mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA2 -implicados en el desarrollo del cáncer de mama hereditario-, de alto riesgo de recaída y HER2 negativo.

Los datos suponen un gran avance para las pacientes con cáncer de mama triple negativo en estadios iniciales, que suelen ser tratados con quimioterapia y no disponen de nuevas alternativas terapéuticas. Las personas afectadas por este tipo de tumor, además, suelen ser más jóvenes, con la carga emocional, familiar y profesional que ello conlleva. Las conclusiones del ensayo, que ha contado con la participación de 40 hospitales españoles, se presentaron en la sesión plenaria de la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Médica (ASCO) y se han publicado recientemente en The New England Journal of Medicine.

Ocho de cada diez participantes en dicho ensayo de fase III padecían el subtipo triple negativo, que, a diferencia de otros subtipos de cáncer de mama como el luminal con receptores hormonales positivos (70% de todos los casos) o el HER2 positivo (15%), representa un grupo muy heterogéneo falto de avances comparables a los producidos en los últimos años en los otros dos subtipos de tumores.

El triple negativo es el subtipo más frecuente en pacientes con cáncer de mama hereditario (que a su vez representa entre el 5 y el 10% del total de todos los casos de cáncer de mama), objeto de estudio del OlympiA.

Este estudio internacional, en el que han participado 23 países, ha sido posible gracias a una alianza entre el ámbito académico y la industria farmacéutica y ha contado con destacada participación española. Los grupos cooperativos Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama y SOLTI, han reclutado a más de un centenar de pacientes, cerca del 6% total. El ensayo se ha desarrollado en asociación con NRG Oncology, el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (NCI), la Frontier Science & Technology Research Foundation (FSTRF), AstraZeneca y MSD.

Reducción del riesgo de recaída del cáncer del 42%

Olaparib está indicado en pacientes con cáncer de mama metastásico y determinadas alteraciones en los genes BRCA1 o BRCA2; no obstante, los resultados del estudio OlympiA avalan la ampliación de su indicación en pacientes diagnosticadas de un cáncer de mama localizado con alto riesgo de recaída. Dichos datos revelan que añadir olaparib durante un año al tratamiento con quimioterapia, cirugía, radioterapia y tratamiento hormonal (si es receptor hormonal positivo), aporta una mejora estadística y clínicamente significativa de la supervivencia libre de enfermedad invasiva (SLEi) frente a placebo en el contexto del tratamiento adyuvante.

Los resultados muestran que olaparib reduce el riesgo de recaída del cáncer de mama invasivo, de la aparición de segundos cánceres invasivos o de muerte por cualquier causa, en un 42%. A los tres años, el 85,9% de las pacientes tratadas con olaparib frente al 77,1% con placebo seguían vivas y libres de cáncer de mama.

“En un corto periodo de tiempo, este ensayo clínico ha demostrado resultados muy buenos de olaparib en cuanto a eficacia (en términos de supervivencia libre de enfermedad invasiva y de supervivencia libre de enfermedad a distancia) y con un muy buen perfil de tolerancia, siendo especialmente relevantes para los participantes con subtipo triple negativo”, señala el doctor Eduardo Martínez de Dueñas, del Hospital Provincial de Castellón (Castellón de la Plana).

“El estudio OlympiA es el primero en reportar los beneficios de un inhibidor de PARP en el contexto adyuvante para tratar a pacientes con cáncer de mama precoz, mutación germinal en BRCA1 y BRCA2 y HER2 negativo”, señala la doctora Judith Balmaña, responsable del Grupo de Genética del Cáncer y miembro de la Unidad de Cáncer de Mama del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO).

En su opinión, “los resultados tienen un gran impacto clínico porque aumentan las probabilidades de curación en pacientes diagnosticados con estos tumores tempranos y una alteración genética”.

A este respecto, el doctor Martínez de Dueñas detalla que “ya se sabía que en enfermedad metastásica este medicamento funciona, pero los resultados en enfermedad precoz aportan mayor consistencia al beneficio de este fármaco y confirman que con olaparib se obtiene una mayor probabilidad de curación e incluso la esperanza de que en el futuro pueda también demostrarse una reducción de la mortalidad, porque, aunque en el estudio se observaron menos muertes con olaparib, estos resultados no son estadísticamente significativos y todavía debemos esperar a datos más maduros del estudio. Con los resultados del OlympiA, por tanto, se prevé un cambio en la práctica clínica que va a convertir a este fármaco en parte del tratamiento adyuvante estándar para pacientes con mutación en los genes BRCA1 o BRCA2, explica este especialista.




Puedes seguirnos

POSTS DESTACADOS

de ,

Aviso de Cookies

El sitio web www.phmk.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Saber más

Suscríbete GRATIS a las newsletters de Pharma Market