Miércoles, 29 de mayo de 2024

I+D14 de julio, 2023

El 65% de los mayores de 60 años tiene olvidos o despistes con frecuencia

deterioro cognitivo leve en personas mayores. Más de la mitad olvidan en ocasiones los nombres de personas o cosas que conocen.

Según un estudio la mayoría de los mayores no da valor a los olvidos y piensan que es algo normal asociado a su edad.

Pharma Market

Los olvidos y los despites están presentes en más del 65% de los mayores de 60 años, aunque la mayoría no les da importancia ya que consideran que es algo normal asociado a su edad, según el Estudio Sociológico de Memoria en mayores de 60 años en España realizado por Nutricia.

El estudio ha contado con la participación de más de 400 pesonas entre 60 y 75 años de diversas zonas de españa (a través de encuentas a pie de calle y telefónicas), con el objetivo de conocer su comportamiento respecto a los problemas de memoria y su grado de conocimiento respecto al deterioro cognitivo

Más del 60% de los mayores de 60 años han declarado tener olvidos de vez en cuando con pequeñas cosas del día.

La investigación también indica que más del 60% de los mayores de 60 años han declarado tener olvidos de vez en cuando con pequeñas cosas del día, como no saber dónde están algunos objetos como las llaves o la cartera. 

Otra de las conclusiones que el estudio revela es que en la franja de los mayores de 75 años, un 30% ha indicado que de vez en cuando se sienten deshorientados, Además, casi el 25% pueden tener dificultades para seguir el hilo de la conversación o pueden olvidar citas importantes ocasionalmente.

En el momento en el que el declive cognitivo está por encima de lo que se considera normal para la edad y el nivel educativo de una persona, los expertos apuntan a que podríamos estar hablando de síntomas más asociados con el DCL.

Los despistes suelen ser episodios normales que se dan a lo largo de toda la vida y, con mayor frecuencia, a medida que nos vamos haciendo mayores. En el momento en el que el declive cognitivo está por encima de lo que se considera normal para la edad y el nivel educativo de una persona, los expertos apuntan a que podríamos estar hablando de síntomas más asociados con el deterioro cognitivo leve (DCL). 

Síntomas

El DCL se manifiesta con síntomas como: no recordar las fechas con facilidad, presentar menor destreza en las pequeñas tareas cotidianas, olvidar los nombres de personas o cosas conocidas, perder el hilo de las conversaciones o los pensamientos experimentar cambios de comportamiento (se intensifica una sensación de apatía o desgana, los individuos se notan desorientados y hay pérdida de habilidades sociales), entre otros.

"Algunas personas presentan problemas de memoria de suficiente entidad como para que sean detectados durante la evaluación médica".

“Los olvidos o despistes son frecuentes en la población y la gran mayoría corresponden a lo que denominamos quejas subjetivas cognitivas (QSC). Algunas personas presentan problemas de memoria de suficiente entidad como para que sean detectados durante la evaluación médica. Estas alteraciones de memoria, u otros procesos cognitivos, persistentes con una evaluación objetiva que muestra alteración es lo que se denomina DCL. Su importancia radica en que entre un tercio y la mitad de las personas con DCL tendrán una dependencia funcional (necesidad de supervisión y ayuda) en los siguientes 5-7 años”, detalla el doctor Guillermo García-Ribas, neurólogo del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

En nuestro país, tres de cada diez personas mayores de 65 años lo presentan. La diferencia principal entre el DCL y la demencia estriba en el rendimiento funcional del individuo, ya que en el primero no hay deterioro funcional y, si lo hay, es mínimo y no impide la realización de actividades cotidianas mientras que, en el segundo, la demencia, el deterioro funcional es evidente y afecta a la capacidad de desarrollar con normalidad e independencia las actividades de la vida diaria.

"Estas alteraciones de memoria, u otros procesos cognitivos, persistentes con una evaluación objetiva que muestra alteración es lo que se denomina DCL".

El DCL puede llegar a evolucionar a demencia con los años, por lo que el diagnóstico precoz y los tratamientos para ralentizar su avance resultan clave de cara a preservar por más tiempo la calidad de vida de estas personas.

Asimismo, según el estudio, los ejercicios de memoria (80%) y la vida activa y ejercicio físico (63%) son las medidas más conocidas para frenar la evolución de estos olvidos. El 37% de los encuestados ven la alimentación como una vía para frenar su evolución y el 26% tienen en cuenta la suplementación nutricional.




Puedes seguirnos

POSTS DESTACADOS

Aviso de Cookies

El sitio web www.phmk.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Saber más

Suscríbete GRATIS a las newsletters de Pharma Market