Viernes, 22 de octubre de 2021

I+D21 de agosto, 2021

Los anticuerpos neutralizantes dan la clave para una futura “supervacuna” contra futuros coronavirus emergentes

Foto del profesor Linfa Wang Profesor Linfa Wang

La aparición de variantes preocupantes de SARS-CoV-2 plantea un desaİo para la eficacia de las vacunas actuales”

IES Medical

Un equipo dirigido por el Profesor Linfa Wang, especialista en enfermedades emergentes de la Facultad de Medicina de Duke-NUS en Singapur, ha realizado un descubrimiento sorprendente que abre camino hacia una vacuna de “tercera generación”. El equipo liderado por Wang ha descubierto que los sobrevivientes del SARS-CoV-1 de 2003 que además han sido vacunados contra la COVID-19 generan un arsenal de anticuerpos que pueden obstaculizar la infectividad del SARS- CoV-2 y posibles coronavirus emergentes.  

Este hecho abre la esperanza hacia una vacuna que funcione contra todos los sarbecovirus (subgénero de coronavirus que potencialmente pueden dar el salto de animales a humanos) que podría proteger a la población de futuras pandemias.  Los investigadores comprobaron que estos anticuerpos neutralizantes funcionaron bien contra las variantes Alfa, Beta y Delta del SARS-CoV-2 y bloquearon cinco coronavirus relacionados que se encuentran en murciélagos y pangolines que potencialmente podrían infectar a los humanos.

“la aparición de variantes preocupantes de SARS-CoV-2 plantea un desaİo para la eficacia de las vacunas actuales”.

La reciente aparición de variantes del SARS-CoV-2 que pueden evadir parcialmente la respuesta inmune a las vacunas basadas en la cepa del virus original aumenta la necesidad de una vacuna capaz de conferir protección contra las variantes ya conocidas y variantes futuras. Según señalan, “la aparición de variantes preocupantes de SARS-CoV-2 plantea un desaİo para la eficacia de las vacunas actuales”. El estudio tiene como objetivo arrojar luz sobre la respuesta inmunológica a coronavirus y el desarrollo de nuevas vacunas para poder estar preparados ante futuras pandemias.

“Sería ideal una vacuna que pudiera prevenir la infección causada por variantes de interés conocidas y futuras, así como la infección por sarbecovirus preemergentes”, afirma Linfa Wang.

Partendo de esta hipótesis, los investigadores de Duke “viajaron al pasado” para identificar a supervivientes del SARS, causado por el virus SARS-CoV-1 -cuyo brote surgió en 2003- ya que el SARS-CoV-1 comparte aproximadamente un parecido genómico del 80% con el SARS-CoV-2. Además, identificaron a aquellos individuos que también habían recibido la pauta completa de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19. En el estudio del equipo de Wang, publicado en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine, compararon los anticuerpos neutralizantes de los sobrevivientes del SARS vacunados con los de los pacientes del SARS que no habían recibido la vacuna COVID-19. También analizaron antcuerpos en otros tres grupos: personas no vacunadas que actualmente tenían COVID-19, junto con personas vacunadas que se habían recuperado del SARS-CoV-2 o que nunca habían sido infectadas con ese virus.

Los sobrevivientes de SARS vacunados fueron la única cohorte cuyos anticuerpos neutralizaron 10 coronavirus diferentes. Para medir la capacidad de neutralización realizaron el ensayo denominado cPass, que mide exclusivamente los anticuerpos que neutralizan o bloquean la unión entre ACE2 y el dominio de unión al receptor (RBD) de la proteína viral S. Los niveles de anticuerpos neutralizantes en este grupo fueron relativamente altos contra cada uno de los coronavirus probados.

Según concluye este estudio, los ex-pacientes de SARS-CoV-1 vacunados contra SARS-CoV-2 parecen ser capaces de defenderse no sólo de todas las variantes de SARS-CoV-2 en circulación y de las que aparecieron de manera más temprana, sino que sus anticuerpos pueden incluso proteger contra lo sarbecovirus.  Área de Comunicación.

 

La explicación que barajan: potenciación de anticuerpos neutralizantes

La pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (Covid-19) que comenzó en diciembre de 2019 es causada por el SARS-CoV-2 que, como se apuntaba anteriormente, comparte una identidad de secuencia genómica del 80% con el SARS-CoV-1. En 2003 el SARS-CoV-1 causó 8000 infecciones y más de 700 muertes en todo el mundo.

Según exponen los invesƟgadores en sus conclusiones, antes de la vacunación los supervivientes del SARS-CoV-1 tenían anticuerpos neutralizantes detectables contra el SARS-CoV-1 pero ningún anticuerpo neutralizante anti-SARS-CoV-2 o a niveles muy bajos. Después de recibir dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech, los participantes tenían niveles altos de anticuerpos neutralizantes contra el SARS-CoV-1 y el SARS-CoV-2.

Los investigadores se plantearon la hipótesis de que los anƟcuerpos neutralizantes de los pan- sarbecovirus observados en las muestras de expacientes de SARS-CoV-1 vacunados contra SARS- CoV-2 eran el resultado del enriquecimiento de anƟcuerpos neutralizantes provenientes de la reacción cruzada por cebo cruzado (infección y recuerdo inmunológico) y un refuerzo (vacunación).

 

El objetivo: desarrollo de una “supervacuna”

Los hallazgos del estudio mostraron que este enriquecimiento se caracteriza por un alto nivel de anƟcuerpos neutralizantes y de amplio espectro, es decir, que pueden neutralizar todas las variantes de interés y cinco sarbecovirus preemergentes. Según afirman, su investigación avanza que “se inducen potentes anticuerpos neutralizantes de pan-sarbecovirus en personas que sufrieron en su momento la infección por Sars-CoV-1, y que muestran la viabilidad para una estrategia de vacuna contra el pan-sarbecovirus”. Un nivel tan alto de refuerzo de estos anticuerpos neutralizantes podría lograrse con una vacuna de refuerzo cruzada de dosis única. Si las invesƟgaciones en este camino culminan con éxito, según explican, sentarán “una base sólida para el desarrollo de una vacuna Covid-19 de tercera generación para controlar las variantes actuales y emergentes de preocupación, así como para prevenir futuras pandemias”.

 

Detección de la inmunidad protectora

Linfa Wang, en colaboración con la empresa líder en biotecnología, Genscript, ha diseñado la prueba denominada cPass (CovidPassport), basada en la simulación bioquímica del contacto virus- célula humana, que mide la potencia de los anƟcuerpos neutralizantes. Esta prueba supone un paso de gigante en la determinación de este Ɵpo de anƟcuerpos, ya que hasta el momento la única forma de medir la neutralización era usando virus y células vivas en laboratorios de bioseguridad de nivel de contención 3.

cPass destaca por su sencillez ya que es una prueba ELISA, accesible a todos los laboratorios, suponiendo un enorme avance para los ensayos serológicos de COVID-19. El kit cPass posee el correspondiente marcado CE que lo avala como producto IVD (aprobado para su uso en diagnósƟco in vitro). En España está disponible a través de la compañía IES Medical.

 




Puedes seguirnos

Publicidad
patrocinador seccion actualidad

POSTS DESTACADOS

de ,

Aviso de Cookies

El sitio web www.phmk.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Saber más

Suscríbete GRATIS a las newsletters de Pharma Market