Sabado, 13 de abril de 2024

Entre Bastidores28 de enero, 2023

Museo de la Farmacia Hispana: mucho más que un legado histórico

La colección, ubicada en la Facultad de Farmacia de la UCM, abre sus puertas a Pharma Market.

Teresa Rey

El Museo de la Farmacia Hispana, ubicado en la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), ha abierto sus puertas a Pharma Market para poder mostrarlo en la sección de #Entrebastidores. Gracias a su conservadora, Alejandra Gómez Martín, y a su director, Antonio González Bueno, hemos podido conocer qué esconde este singular lugar y de gran interés para la Historia del Arte y de las Ciencias de la Salud.  En su interior alberga piezas históricas de gran valor, además de cinco boticas originales y la reproducción de varias farmacias pertenecientes a distintas épocas, que tienen como objeto mostrar al alumnado y al visitante cómo se trabajaba en estos establecimientos a lo largo de la historia.

El grueso de la colección se halla en un espacio habilitado de dos plantas según se entra en el edificio universitario a mano izquierda. El Museo como tal y en el emplazamiento donde se halla actualmente, es decir, la Ciudad Universitaria, se inauguró en el año 1951. No obstante, esta idea se empezó a gestar en los primeros años del siglo XX por iniciativa de Rafael Folch Andreu, que se dedicaba al coleccionismo como afición, algo que al final derivó en un legado histórico de gran valor.

La idea se empezó a gestar en los primeros años del siglo XX por iniciativa de Rafael Folch Andreu, que se dedicaba al coleccionismo como afición, algo que al final derivó en un legado histórico de gran valor.

Gran parte de su actividad, tras su nombramiento como catedrático de Historia de la Farmacia en 1915, se orientó a la formación y posterior enriquecimiento de las colecciones que serían fundamento inicial del Museo. En un principio, estas se situaron en la calle de la Farmacia de Madrid, que era donde estaba inicialmente la facultad.

El actual director del Museo de la Farmacia Hispana, explica que desde la inauguración de esta sala de exposiciones en la década de los 40, ha ido creciendo todo lo que ha podido. “Su primer director efectivo, que fue el hijo Rafael, Guillermo Folch, logró añadir una planta por debajo en un primer sótano. Después, los siguientes directores lo han ido ampliando en la medida de lo posible y dentro de lo que supone las limitaciones de la vida universitaria en la que la investigación juega un papel importante".

Las boticas originales 

Pasear por este Museo es imbuirse de la historia de la Farmacia desde perspectivas y épocas diversas. De hecho, las cinco boticas originales que posee son unas auténticas joyas artísticas. Nada más entrar a la derecha se halla una farmacia catalana del siglo XVIII, que  perteneció a la familia Gibert, originaria de Torredembarra (Tarragona), durante varias generaciones. El botamen que se exhibe actualmente se adquirió en Botica Ferrer (Puigcerda) y corresponde a una manufactura catalana, de finales del siglo XVIII,  perteneciente a la denominada serie Banyoles.

Luego está la farmacia del Hospital de San Juan Bautista de Astorga (León), que el Museo adquirió en el año 1953, y de la que destacan sus muebles de madera policromada de estilo barroco provistos de cajones para drogas decorados con escenas de paisajes campestres y urbanos, animales exóticos, animales cazando a otros animales…

La botica donde Pharma Market ha grabado este reportaje es originaria del siglo XIX. Perteneció al Licenciado Maeso y Bildroff y se encontraba en la Plaza de Santo Domingo, en Madrid. Presenta el mobiliario y decoración característicos del periodo al que corresponde. Es de estilo neo-gótico, y además conserva la mesa de trabajo de la rebotica trabajada con fina marquetería. En sus estantes se aprecia una colección de recipientes de vidrio y porcelana.

Nada más entrar a la derecha se halla una farmacia catalana del siglo XVIII, que  perteneció a la familia Gibert, originaria de Torredembarra (Tarragona), durante varias generaciones.

Antonio González Bueno, director del Museo de Farmacia Hospitalaria.

En un recinto aparte, fuera del Museo y a la derecha según se entra a la facultad, se encuentra la botica de Sangarcía (Segovia) del siglo XVIII. Todo el bello conjunto original se conserva íntegro.

Por último, fuera del edificio de la Facultad de Farmacia de la UCM, en una ampliación posterior, está la última adquisición del Museo: la botica Bellogín que pertenece a una larga familia de farmacéuticos vinculados a Valladolid durante seis generaciones.

Reproducciones y piezas 

En cuanto a las reproducciones, se puede ver una farmacia toledana del siglo XIV realizada en los años cincuenta, que se encargó para exhibirla en el Tercer Congreso de Sanitarios Españoles. El botamen de los anaqueles es una copia realizada a partir de los ejemplares conservados en el Instituto Valencia de Don Juan.

Igualmente, hay una instalación museográfica de un laboratorio de finales del siglo XVI, época en la que, a través de la alquimia, se introduce el medicamento químico  en el arsenal terapéutico de Occidente, hasta entonces, anquilosado en un galenismo ortodoxo.

Se puede ver una farmacia toledana del siglo XIV realizada en los años cincuenta del siglo XX que se encargó para exhibirla en el Tercer Congreso de Sanitarios Españoles.

Y, como colofón, en este apartado hay una reproducción fiel de una farmacia original que se encuentra en el hospital de San Juan de Tavera u hospital de las Afueras (Toledo). Esta la encargó el doctor Aurelio Gamir, industrial farmacéutico valenciano, con el objeto de exhibirla Exposición Ibero-Americana de Sevilla de 1929. Es un ejemplo de farmacia hospitalaria del siglo XVII.

Destaca, su sala de cerámicas, con botes de tamaños variados y de procedencias diversas dentro y fuera de España.

Después hay muchos materiales y piezas muy importantes, tal y como describe el director a lo largo del reportaje. Aunque según él mismo explica, el valor de este enclave está en su conjunto, en toda la colección. Destaca, no obstante, su sala de cerámicas, con botes de tamaños variados y de procedencias diversas dentro y fuera de España. Pero al mismo tiempo, hay una gran variedad de artículos a lo largo del mismo de especial relevancia, como la colección de medallas y condecoraciones, así como otros aparatos e instrumentos relacionados con la profesión farmacéutica.

En la actualidad, el Museo de la Farmacia Hispana se puede ver con cita previa. Solo hay una al día y dura alrededor de una hora y media. El periodo de reservas comienza en Septiembre, coincidiendo con el inicio del curso escolar. Lo gestiona la conservadora del Museo y en poco tiempo se cubren las plazas. Para obtener más información recomendamos consultar la página web del Museo

Puedes ver el reportaje completo aquí.




Puedes seguirnos

POSTS DESTACADOS

Aviso de Cookies

El sitio web www.phmk.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Saber más

Suscríbete GRATIS a las newsletters de Pharma Market