Lunes, 26 de septiembre de 2022

I+D16 de septiembre, 2022

Desconocer los niveles de colesterol LDL en sangre puede contribuir a desarrollar hasta el 60% de los infartos y el 40% de los ictus

colesterol LDL y ECV Uno de cada cuatro fallecimientos es debido a la ECV.

La aterosclerosis es responsable del 85% de las muertes relacionadas con las enfermedades circulatorias.

Pharma Market

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) continúan siendo la principal causa de muerte en nuestro país. Así lo dicen los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE): uno de cada cuatro fallecimientos es debido a la ECV. Desde Cardioalianza matizan además que la aterosclerosis o acumulación de lípidos a lo largo del tiempo en la pared de las arterias, es responsable del 85% de las muertes relacionadas con las enfermedades circulatorias.

La aterosclerosis aparece como resultado de la acumulación de grasa, calcio y sobre todo de colesterol. Así, la hipercolesterolemia o colesterol alto es la principal causa de aterosclerosis y su descontrol en sangre puede contribuir al desarrollo de hasta el 60% de los infartos o anginas de pecho y el 40% de los ictus.

Enfermedad silente

Lo que sí se sabe es que la hipercolesterolemia es una enfermedad silente que, a pesar de afectar al 50,5% de la población adulta según indica el estudio ENRICA, no provoca ningún síntoma. Incluso cuando ya se ha diagnosticado, a diferencia de la hipertensión, sus síntomas son invisibles, hasta que se produce un evento isquémico, por ejemplo. En este sentido, una encuesta realizada por Cardioalianza (entidad estatal que agrupa a 18 organizaciones de pacientes cardiovasculares) a pacientes que habían sufrido un evento cardiovascular puso de manifiesto que 1 de cada 10 participantes desconocía si presentaba un nivel alto de colesterol LDL en la sangre.

Una encuesta de Cardioalianza mostró que 1 de cada 10 participantes desconocía si presentaba un nivel alto de colesterol LDL en la sangre.

Para Maite San Saturnino, presidenta de Cardioalianza, conocer el nivel de colesterol total constituye un marcador útil para el cribado del riesgo cardiovascular en la población: “Está demostrado que las personas con niveles de colesterol total en sangre de 240 mg/dl tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que aquellas con cifras de 200 mg/dl. Así, si los niveles superan 200 mg/dl se aconseja la realización de un estudio más profundo para medir las distintas fracciones de colesterol”, explica.

Conocer el nivel de colesterol total constituye un marcador útil para el cribado del riesgo cardiovascular en la población.

Falta de concienciación y herramientas

Desde Cardioalianza señalan dos principales problemas de la hipercolesterolemia. Por una parte, la falta de concienciación por parte de la sociedad sobre el riesgo asociado a tenerla, y por otro lado, existe un alto porcentaje de pacientes con muy alto y alto riesgo cardiovascular no están bien controlados. Respecto a esto último, a pesar de que el tratamiento con fármacos hipolipemiantes (resinas, estatinas, ezetimiba, iPCSK9) en pacientes con ECV establecida disminuye los episodios cardiovasculares mayores y la mortalidad, más del 80% de los pacientes europeos con enfermedad cardiovascular establecida no cumple con los objetivos de colesterol recomendados en las guías clínicas, según los resultados del estudio DA VINCI.

El estudio IMPROVE-IT reveló que solo un 37% de los pacientes tratados tras un síndrome coronario agudo alcanzan las cifras objetivo de colesterol LDL.

Aparte, el estudio IMPROVE-IT reveló que solo un 37% de los pacientes tratados tras un síndrome coronario agudo alcanzan las cifras objetivo de colesterol LDL. “No puede ser que haya pacientes que, a pesar de estar bajo tratamiento y seguimiento médico, no alcancen los niveles óptimos de colesterol LDL que marcan las guías de práctica clínica. Como pacientes, instamos a la administración que dote tanto a los profesionales sanitarios como a los propios pacientes de las herramientas necesarias para garantizar un buen control del colesterol”.

Ante estos datos, el doctor Xavier Garcia-Moll, jefe de Hospitalización del Servicio de Cardiología en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, destaca que, “todas las especialidades médicas que tratamos estos pacientes debemos ir al unísono, con objetivos comunes, para reducir el impacto del colesterol elevado, mejorar expectativa de vida y calidad de vida.”

“Todas las especialidades médicas que tratamos estos pacientes debemos ir al unísono, con objetivos comunes, para reducir el impacto del colesterol elevado, mejorar expectativa de vida y calidad de vida.”