Sabado, 15 de junio de 2024

I+D5 de abril, 2022

El 38% de las embarazadas españolas deja de hacer ejercicio pese a las recomendaciones a su favor de los especialistas

Deporte y embarazo. Realizar actividad física ayuda a prevenir diabetes gestacional o trastornos hipertensivos, entre otros.

El miedo a causar daño al feto es uno de los principales motivos para dejar de lado el deporte durante la gestación.

Pharma Market

El embarazo y la maternidad influyen en el tiempo que las mujeres dedican al ejercicio físico. Esta es una de las principales conclusiones que se desprende de segunda fase del estudio "Infinity Women" desarrollado por Chicco. El informe se ha centrado en la época del embarazo y su intención ha sido averiguar si las embarazadas conocen los beneficios reales de la práctica deportiva y qué temores les impiden realizar ejercicio antes de ser madres, entre otras cuestiones. Todas ellas, muestran una realidad bastante llamativa, sobre todo, teniendo en cuenta que la práctica de actividad física durante la gestación es algo que recomiendan los especialistas. Eso sí, con las precauciones que requiere esta condición.

En la primera fase del informe “Infinity Women” se dieron a conocer los resultados relativos a los retos, temores y necesidades de las mujeres en el embarazo, así como el impacto en las diferentes facetas de su vida (desarrollo profesional, ocio, bienestar…). Y en esta segunda fase se ha querido incidir en la maternidad y el deporte.

El 50,2% de las mujeres encuestadas asegura que realiza menos deporte desde que han tenido hijos.

Así, uno de los datos más llamativos es que el 50,2% de las mujeres encuestadas asegura que realiza menos deporte desde que han tenido hijos, siendo una de las prácticas junto a las actividades de ocio o el cuidado personal a las que más renuncian. De todas ellas, ante la pregunta de si practican o practicarían deporte durante y tras el embarazo, el 57,2% afirma que sí, ya sea en ambas situaciones (40%), durante el embarazo (10,5%) o después del embarazo (6,7%). De todas ellas, son las mujeres que ya tienen vástagos las que más destacan que han practicado o practicarían deporte durante y tras el embarazo (61,2%). Aragonesas (35%), extremeñas (34%) y catalanas (20,9%) son quienes menos lo hacen. Por el contrario, las regiones en las que más se practica son: La Rioja (68%), Navarra (68%) y Canarias (62%).

¿Por qué se deja de lado el deporte?

Todavía existe un gran porcentaje de mujeres (42,8%) que, por el contrario, decide no ejercitar su cuerpo durante el embarazo. Entonces, ¿cuáles son las principales razones por las que se deja de hacer deporte? Estas son las respuestas:

  • Causarle daño al feto (38.6%).
  • No practico deporte (19,6%).
  • Falta de tiempo (14,5%).
  • No sé qué deporte puedo practicar de manera segura (13,7%).
  • Sufrir alguna lesión (12,7%).

De todas las encuestadas, el estudio se ha interesado por conocer qué motivó a aquellas mujeres que habitualmente practican deporte a dejar de hacerlo. Entre las principales razones estaría principalmente el miedo a causar daños al feto (48%) y, en segundo término, la falta de tiempo (19,2%). El miedo a causar daño al feto es mencionado en mayor medida por las mujeres entre 25-34 años (45,9%) y aquellas que todavía no han tenido hijos (55,3%).

Todavía existe un gran porcentaje de mujeres (42,8%) que, por el contrario, decide no ejercitar su cuerpo durante el embarazo.

Los beneficios de la actividad física en el embarazo

Lidia Romero, directora y fundadora de OWA, firma experta en el entrenamiento y salud durante el embarazo y el postparto, defiende la importancia del ejercicio físico y actividad física en el embarazo. De hecho, explica que sus principales beneficios recaen no sólo en la embarazada sino en también en el momento del parto, el futuro bebé e incluso en la leche materna, subrayando las siguientes:

  • Ayuda a prevenir patologías propias del embarazo como la diabetes gestacional, trastornos hipertensivos como la preeclampsia entre muchas otras
  • Contribuye (junto con una buena alimentación), a la ganancia óptima y no excesiva de peso.
  •  Actúa como factor preventivo a la cesárea, disminuyendo los efectos adversos en el momento del parto e incluso pudiendo ayudar a partos más cortos.
  • Facilita un peso óptimo del feto, evitando bebés muy grandes e incluso muestran un desarrollo motor mejor y menor riesgo de obesidad al desarrollarse.
  • Proporciona una leche de mayor calidad, con un perfil inflamatorio menor.

Ante el temor de las mujeres a realizar ejercicio por posibles daños al feto, Lidia Romero apunta que la evidencia científica ya avala que si el entrenamiento se hace de forma específica y adaptada para el embarazo, no existe más riesgo de pérdida fetal por el hecho de entrenar. Es más, el reposo absoluto no está recomendado en casi ningún caso. Lo que hay que hacer es conocer muy bien la patología del embarazo que se presenta y adaptar el entrenamiento a ella. Todas las embarazadas tienen que entrenar, pero no todas del mismo modo.

La evidencia científica ya avala que si el entrenamiento se hace de forma específica y adaptada para el embarazo, no existe más riesgo de pérdida fetal por el hecho de entrenar.

Ejercicios de fuerza en las mujeres

Realizar deporte de forma habitual tiene beneficios para toda la población en general. Si nos centramos en las mujeres y en sintonía con este estudio recientemente publicado, cabe destacar también las recomendaciones de varias expertas de la Laura Esquius, directora del máster universitario de Alimentación en la Actividad Física y el Deporte de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), y Cristina Rotllan, profesora colaboradora de este máster. En concreto, aconsejan hacer ejercicios de resistencia muscular entre dos y cuatro días alternos a la semana. Esto es así porque el trabajo muscular ayuda a prevenir lesiones, enfermedades cardiovasculares y la sarcopenia. Además, combinar ejercicios aeróbicos con ejercicios de fuerza, la mejor fórmula para combatir la obesidad y el sobrepeso.

El trabajo muscular ayuda a prevenir lesiones, enfermedades cardiovasculares y la sarcopenia.

Trabajar la fuerza muscular es importante para la salud femenina. La fisiología de la mujer cambia a lo largo de la vida, desde la pubertad hasta la menopausia. En cada una de las etapas se producen fluctuaciones hormonales que afectan al metabolismo, los músculos y los tejidos, entre otros. Los ejercicios de resistencia muscular son un buen aliado para combatir estos cambios, dado que ayudan a prevenir lesiones, enfermedades cardiovasculares y la sarcopenia (pérdida de fuerza y de masa muscular en edades avanzadas).

 

Resumidamente estas son las ventajas de los ejercicios de fuerza en las mujeres:

  1. Reduce el riesgo de lesiones. Los ejercicios de fuerza ayudan a fortalecer los tendones y el tejido conectivo. Por lo tanto, aportan más estabilidad a las articulaciones. Esto contribuye a prevenir lesiones, hecho especialmente importante en mujeres con predisposición a sufrir lesiones de rodilla o de espalda y en mujeres mayores.
  2. Contribuye a la pérdida de grasa. Los ejercicios de fuerza incrementan la masa muscular. Los músculos son un tejido metabólicamente más activo que el tejido adiposo, es decir, necesitan más energía que la grasa.
  3. Ayuda a prevenir la osteoporosis. En España se estima que el 22,6 % de las mujeres de 50 años o más tienen osteoporosis. Este trastorno debilita los huesos y suele provocar fracturas de cadera y columna vertebral, de modo que afecta a la movilidad y a la independencia de quien lo sufre.
  4. Mejora la salud mental. Ejercicios como correr no son los únicos que ayudan a mejorar los síntomas de la depresión y la ansiedad. Con los ejercicios de fuerza también se liberan endorfinas, lo que contribuye al bienestar mental. Un estudio publicado en 2014 en la revista Frontiers in Psychology demuestra que el uso de pesos bajos o moderados tiene efectos beneficiosos para la ansiedad. Además, como explica Esquius, también tiene beneficios para la memoria y la función cognitiva.
  5. Reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y diabetes. Un estudio publicado en la revista BioMed Research International demuestra que el hecho de entrenar los músculos también mejora la capacidad de absorber y utilizar la glucosa o el azúcar de la sangre.
  6. La experta apunta que, en el caso de las mujeres embarazadas, el hecho de combinar ejercicios de fuerza con ejercicios aeróbicos se asocia a múltiples beneficios, como por ejemplo la disminución del riesgo de sufrir diabetes mellitus gestacional, el mantenimiento de la condición física y la reducción de las posibilidades de un parto por cesárea.
  7. Combate efectos del envejecimiento como la sarcopenia. La sarcopenia es un síndrome que se caracteriza por una pérdida gradual y generalizada de la fuerza y de la masa muscular esquelética entre las personas mayores, lo que puede provocar discapacidad física o una disminución de la calidad de vida. Rotllan asegura que el entrenamiento de la fuerza ayuda a combatir esta enfermedad, tal y como indican otros estudios.
  8. Reduce los síntomas del síndrome del ovario poliquístico. El síndrome del ovario poliquístico es un trastorno hormonal común entre las mujeres en edad reproductiva. Las mujeres con este síndrome pueden tener periodos menstruales infrecuentes o prolongados, o niveles excesivos de hormonas masculinas (andrógenos). Una de las causas de este síndrome es un exceso de insulina. "Hacer ejercicios de resistencia muscular es una buena estrategia para reducir la sintomatología de este síndrome, ya que mejoran la composición corporal y disminuyen la resistencia a la insulina", afirma Rotllan.

Trabajo muscular siempre

Los estudios han demostrado que, en etapas infantiles, los ejercicios de fuerza aportan beneficios para la salud ósea tanto de las niñas como de los niños, y que son una estrategia de prevención de la osteoporosis en la edad adulta. "Estos ejercicios deberían estar presentes a lo largo de la vida y tendrían que formar parte de los programas de cualquier actividad física o deporte", remarca Rotllan.

"La disminución de los estrógenos puede ocasionar una pérdida de masa muscular y puede causar problemas de osteoporosis, fragilidad ósea y riesgo de caída".

Durante la menopausia, el ejercicio físico y la alimentación también son importantes. "Los años previos se caracterizan por unas fluctuaciones e irregularidades hormonales, hasta que se llega a unas concentraciones de hormonas muy bajas y al fin del ciclo menstrual. La disminución de los estrógenos puede ocasionar una pérdida de masa muscular y puede causar problemas de osteoporosis, fragilidad ósea y riesgo de caída", señala la experta.

Para Esquius, el tipo de ejercicios que hay que realizar depende de los objetivos y de la condición física de cada mujer. Lo más aconsejable sería el asesoramiento de un profesional. De todas formas, en términos generales, la profesora de la UOC recomienda hacer ejercicios de fuerza entre dos y cuatro veces a la semana, en días alternos.

Se recomienda hacer ejercicios de fuerza entre dos y cuatro veces a la semana, en días alternos.

"Es importante calentar y estirar antes del entrenamiento. Esto favorece el aumento de la temperatura corporal y la activación de los músculos y las conexiones neuromusculares, de forma que disminuye la posibilidad de lesionarse", explica la experta. "Se puede entrenar la fuerza sin usar máquinas ni levantar grandes pesos. Podemos hacer varias repeticiones con resistencias (bandas elásticas, pesas, etc.) medias o ligeras, puesto que lo más importante es hacer los movimientos correctamente", añade.

Es importante elegir ejercicios que gusten y que se adapten a las capacidades de cada persona a fin de no abandonar el entrenamiento. De este modo, se consigue una motivación extra para seguir con el entrenamiento y, si se hacen los ejercicios adecuados, evitar lesiones.




Puedes seguirnos

POSTS DESTACADOS

Aviso de Cookies

El sitio web www.phmk.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Saber más

Suscríbete GRATIS a las newsletters de Pharma Market