Miércoles, 01 de febrero de 2023

Opinión8 de enero, 2023

Apostar por la automatización es invertir en salud

Guillermo Palanca, director general de Casa Álvarez Foto de Casa Álvarez.

Guillermo Palanca, director general de Casa Álvarez.

Cualquier paciente que, en algún momento, haya tenido que esperar un resultado sabe que, el tiempo y los posibles retrasos, generan nervios, miedos y frustración. Por eso es comprensible que se cuestione cómo es posible que una prueba, que puede marcar el futuro inmediato de un paciente, se demore semanas que podrían ser clave para la vida de una persona. Nos preguntamos entonces si no sería posible acelerar el proceso de algún modo ya que, una semana o, incluso, un par de días, sin duda marcarían la diferencia.

"Cualquier paciente que, en algún momento, haya tenido que esperar un resultado sabe que, el tiempo y los posibles retrasos, generan nervios, miedos y frustración".

La respuesta es sí, es posible reducir los tiempos, y la clave se encuentra en uno de los cuellos de botella más llamativos de la sanidad: los laboratorios de Anatomía Patológica. Como grandes desconocidos por la sociedad, estos puntos neurálgicos de la diagnosis cuentan con excelentes profesionales médicos, pero en líneas generales con poco personal técnico, falta de inversión, instalaciones poco avanzadas y una carga de trabajo muy elevada.

Sin embargo, pese a la poca atención que se les presta y el desconocimiento en torno a esta especialidad, su función - dentro del organigrama de un hospital - es imprescindible, ya que son los responsables de poner nombre a las lesiones de un paciente y ayudar a concretar la naturaleza de los tumores. Citologías, punciones, biopsias, piezas quirúrgicas… por un laboratorio de Anatomía Patológica pasan todas y cada una de las pruebas diagnósticas que se realizan a lo largo del día en las diferentes especialidades de un centro, desde oncología a ginecología, pasando por dermatología o neumología.

"La respuesta es sí, es posible reducir los tiempos, y la clave se encuentra en uno de los cuellos de botella más llamativos de la sanidad: los laboratorios de Anatomía Patológica".

En este sentido, contar con un laboratorio moderno y bien estructurado, dotado de los últimos avances en maquinaria de automatización y digitalización, marca la diferencia a la hora de reducir los tiempos entre la visita del paciente - para la extracción de la muestra - y la diagnosis o detección del problema. Invertir en un laboratorio de Anatomía Patológica es invertir en tiempo y, por lo tanto, en salud.

Los procesos de automatización iniciados en algunos laboratorios de Anatomía Patológica en España revelan una reducción del 30% en los tiempos de diagnóstico respecto a los métodos más tradicionales. Datos realmente llamativos dentro de una profesión en la que la rapidez de diagnóstico es extremadamente relevante, pues hablamos de detectar si una muestra es benigna o maligna y en este último caso, derivar al médico especialista del tumor y empezar a tomar medidas contra el cáncer.

"Los procesos de automatización iniciados en algunos laboratorios de Anatomía Patológica en España revelan una reducción del 30% en los tiempos de diagnóstico respecto a los métodos más tradicionales".

Contar con material técnico de vanguardia al servicio de los equipos humanos que forman parte de los laboratorios, les permite desempeñar sus funciones con la mayor sensibilidad posible. Hoy en día, para impulsar la reducción en los tiempos de diagnóstico, resulta fundamental la automatización del laboratorio, ya que, entre otros aspectos, evita trabajos rutinarios del personal técnico que, en muchos casos, son tareas físicas repetitivas que pueden conllevar lesiones y bajas.

La automatización y robotización del laboratorio permite al personal dedicarse a labores de mayor valor añadido, aumentando la productividad y permitiendo analizar diariamente un mayor número de muestras con resultados más uniformes y, por lo tanto, de mayor calidad; dotando así de mayor agilidad al análisis por microscopio.

"La automatización y robotización del laboratorio permite al personal dedicarse a labores de mayor valor añadido, aumentando la productividad y permitiendo analizar diariamente un mayor número de muestras con resultados más uniforme".

Si analizamos tareas concretas, los procesos de creación y corte de bloques de parafina han sido, tradicionalmente, el cuello de botella en los laboratorios de Anatomía Patológica. Pero ya existen equipos robotizados de preparación de bloques y corte y preparación de muestras de última generación para automatizar estos procesos como el Robot Blox de Inpeco. Otro ejemplo es el Sistema Automático de Elaboración de Preparaciones AS-410M, que realiza automáticamente cortes histológicos de gran precisión y calidad en los bloques de parafina y transfiere los cortes a portaobjetos, almacenando el resultado en una cámara de secado.

El proceso de corte, realizado tradicionalmente de manera manual, tediosa y no estandarizada, puede ser realizado por parte del Sistema Automático de forma automatizada, durante 24 horas al día y con un alto control de calidad, con una estandarización completa de las muestras. Esto garantiza una tinción homogénea y la mayor calidad de las preparaciones para una digitalización perfecta, asegurando así mismo la trazabilidad de las muestras mediante conexión al Sistema de Información del Laboratorio (LIS).

"El proceso de corte, realizado tradicionalmente de manera manual, tediosa y no estandarizada, puede ser realizado por parte del Sistema Automático de forma automatizada, durante 24 horas al día y con un alto control de calidad".

Pero la automatización no se queda en el proceso de corte, hoy en día ya contamos con soluciones de automatización que complementan este equipo, como las que nos proporciona Inpeco con su propuesta FlexPath, que automatiza la formación de bloques de parafina, y envía de manera automática los bloques a través de los distintos procesos del laboratorio, hasta su almacenamiento final, todo ello con trazabilidad absoluta.

Por último, el proceso de digitalización de las muestras permite a los patólogos analizarlas al microscopio de manera deslocalizada, lo que también repercute en la agilidad del proceso. Contar con imágenes de altísima calidad y detalle - alojadas en el sistema para poder acceder desde cualquier lugar - permite una gestión eficiente de los tiempos y ofrece a los patólogos la posibilidad de trabajar desde cualquier parte del mundo.

"El proceso de digitalización de las muestras permite a los patólogos analizarlas al microscopio de manera deslocalizada, lo que también repercute en la agilidad del proceso".

En definitiva, ser capaces de procesar un mayor número de muestras diarias - con un alto nivel de homogeneidad - y digitalizarlas, supone un gran avance en la lucha contra enfermedades como el cáncer, en las cuales la detección y la intervención temprana pueden marcar la diferencia.

 




Puedes seguirnos

POSTS DESTACADOS

Aviso de Cookies

El sitio web www.phmk.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Saber más

Suscríbete GRATIS a las newsletters de Pharma Market