Sabado, 22 de junio de 2024

I+D17 de marzo, 2023

Alrededor de uno de cada dos pacientes con trastorno del sueño crónico desarrolla algún síntoma de trastorno mental

Consecuencias para la salud del Ttrastorno del sueño crónico El sueño es un “pilar fundamental” de salud de los individuos y de las poblaciones.

Se estima que en España más de 4 millones de personas padece alguna alteración del sueño crónica y grave.

Pharma Market

Este año la efeméride del Día Mundial del Sueño (17 de marzo) se celebra bajo el lema “El sueño es esencial para la salud”, un enfoque que quiere hacer hincapié en el papel del sueño saludable como hábito fundamental para el bienestar físico, mental y social, aseguran desde la Sociedad Española de Sueño (SES).

La SES, que impulsa los actos por el Día Mundial del Sueño en España, destaca el papel del sueño como “pilar fundamental” de salud de los individuos y de las poblaciones. Tanto a nivel físico como mental.  “Sin duda alguna, el sueño es una función vital del ser humano fundamental para el mantenimiento de una buena salud mental y física”, afirma doctora Ana Teijeira Azcona, neurofisióloga clínica, coordinadora de los actos en España por el Día Mundial del Sueño.

Beneficios de dormir bien

La experta recuerda que el sueño no solo favorece la consolidación de la memoria o el aprendizaje, sino que durante el mismo se regulan diversos sistemas del cuerpo humano promotores de una buena salud, desde el sistema inmune, hasta el sistema metabólico y el sistema cardiovascular, pasando, entre otros, por el sistema hormonal. “Es necesario un sueño de buena calidad para que todos estos sistemas puedan funcionar bien”, asegura.

En España se estima que más de un 10% de la población (más de 4 millones de personas) padece algún tipo de trastorno de sueño crónico y grave.  La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que el 48% de la población adulta española y el 25% de la población infantil no tiene un sueño de calidad. Además, al menos un 50% de la población tiene problemas para conciliar el sueño y un 32% se despierta con la sensación de no haber tenido un sueño reparador.

La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que el 48% de la población adulta española y el 25% de la población infantil no tiene un sueño de calidad.

En ese sentido, la doctora Teijeira Azcona ha recordado que un sueño insuficiente o de mala calidad mantenido de manera crónica “favorece la aparición de una serie de enfermedades que pueden llegar a provocar un grave impacto en la calidad de vida de las personas e, incluso, incrementar la mortalidad”.

En concreto, un mal sueño incrementa hasta en un 20% el riesgo de mortalidad y aumenta el riesgo de presentar hipertensión arterial, diabetes, obesidad y eventos cardiovasculares (infartos o ictus), así como de sufrir infecciones y determinados tipos de cáncer.  La experta ha resaltado también al respecto que dormir mal tiene un grave impacto en las tareas diurnas cognitivas, aquellas necesarias para poder estudiar o trabajar concentrados, memorizar, aprender o coordinar.

Un mal sueño incrementa hasta en un 20% el riesgo de mortalidad y aumenta el riesgo de presentar hipertensión arterial.

“Un mal descanso incrementa el riesgo de accidentes laborales y de tráfico e, incluso, se ha estudiado la posibilidad de que pueda favorecer el desarrollo de demencia. Además, con frecuencia un mal sueño de manera continuada va a provocar alteraciones en el estado del ánimo, favoreciendo la depresión o la ansiedad”, argumenta.

Sueño y salud mental

El doctor Carlos Roncero, jefe del Servicio de Psiquiatría del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca (CAUSA), profesor de la Universidad de Salamanca y presidente de la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD), insiste en esa relación bidireccional entre el sueño de mala calidad y los problemas de salud mental.

“Hasta el 60%-70% de los trastornos mentales tienen asociado algún trastorno del sueño, sobre todo el insomnio. Y alrededor de uno de cada dos pacientes con trastorno del sueño crónico acaba desarrollando algún síntoma de trastorno mental”, ha destacado el psiquiatra, que ha añadido que, en el caso de la patología dual, que designa la coexistencia de una adicción y otro trastorno mental, las alteraciones del sueño son un “marcador de riesgo” para la gravedad de la adicción y para la recaída o la mala evolución de los pacientes.

“Hasta el 60%-70% de los trastornos mentales tienen asociado algún trastorno del sueño, sobre todo el insomnio".

El doctor Roncero lamenta que los problemas de sueño hayan sido tradicionalmente “minimizados y poco valorados” tanto por los profesionales médicos como por la sociedad en general, ya que, en su opinión, se trata de trastornos que, cuando se cronifican, acaban generando “una muy mala calidad de vida y un gran riesgo de alteraciones de salud mental, incluyendo el consumo de sustancias”.

En ese sentido, por último, Roncero destaca que muchas personas con problemas de sueño acaban recurriendo al consumo de sustancias de tipo depresor (como, por ejemplo, el alcohol) para intentar aliviar algunos de los síntomas del insomnio, con la creencia errónea de que este tipo de sustancias ayudan a dormir mejor: “Sin embargo, esto acaba generando alteraciones en los patrones del ritmo del sueño, un sueño superficial y poco reparador; y un incremento del riesgo de adicción y consumo de otras sustancias que puede acabar derivando también cuadros ansiosos, depresivos, etc”.

Muchas personas con problemas de sueño acaban recurriendo al consumo de sustancias de tipo depresor.