Miércoles, 06 de julio de 2022

I+D27 de mayo, 2022

Las circunstancias culturales, sociales y económicas también condicionan la salud de la mujer además de su genética

Salud de la mujer. Expertos reunidos para hablar en torno a la mujer y la salud.

La formación específica de los profesionales de AP en este sentido es prioritaria, según algunos expertos.

Pharma Market

Hombres y mujeres pueden padecer las mismas enfermedades -cáncer, enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias crónicas o diabetes, entre otras-, pero los determinantes biológicos, sanitarios y sociales hacen que algunas patologías tengan diferente sintomatología, pronóstico y respuesta a los tratamientos entre ambos sexos.  Así lo han explicado, en el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, que se celebra el próximo 28 de mayo, los expertos reunidos en un desayuno informativo organizado por Organon, compañía centrada en mejorar la salud integral de la mujer. El objetivo de este encuentro ha sido ampliar el conocimiento sobre estas particularidades, así como dar a conocer las claves para impulsar una atención sanitaria donde se tengan en cuenta todos estos aspectos.

La genética

“El principal determinante biológico es el genético, que imprime las diferencias por sexo”, ha asegurado asegura el cardiólogo Héctor Bueno, coordinador del Área de Investigación Cardiovascular del Hospital 12 de Octubre e investigador del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC): “Desde el punto de vista cardiovascular, por ejemplo, los estrógenos, que predominan entre la adolescencia y la menopausia, son fundamentales en la mujer”.

“Desde el punto de vista cardiovascular, por ejemplo, los estrógenos, que predominan entre la adolescencia y la menopausia, son fundamentales en la mujer”.

Otro aspecto biológico esencial es el menor tamaño corporal de las mujeres que, entre otros, afecta a las dimensiones de órganos y arterias. Asimismo, el metabolismo, la masa y la composición del organismo son distinto. “Las mujeres tienen una proporción de grasa mayor que los hombres, lo que afecta a la acumulación o eliminación de algunos fármacos”, indica este experto. Estos aspectos influyen también en la diferencia en la respuesta a agentes externos. Así, las mujeres son más vulnerables a tóxicos como el tabaco o el alcohol.

“Las mujeres tienen una proporción de grasa mayor que los hombres, lo que afecta a la acumulación o eliminación de algunos fármacos”.

“Tradicionalmente, en las historias clínicas se han recogido factores de riesgo cardiovasculares como colesterol alto, hipertensión, tabaco, diabetes… Sin embargo, hay factores de riesgo específicos de las mujeres que no se preguntan pese a que también tienen una gran relevancia en la historia natural de la enfermedad cardiovascular: menopausia (natural o quirúrgica), uso de anticonceptivos, factores relacionados con el embarazo (diabetes gestacional o preeclampsia), enfermedades autoinmunes…”, argumenta el doctor Bueno.

El 70% no sabe que son más propensas a morir a causa de un ataque al corazón que los hombres.

En este sentido, una encuesta que han contestado más de mil mujeres y que ha realizado IO Investigación, ha revelado que el 70% no sabe que son más propensas a morir a causa de un ataque al corazón que los hombres. El mismo porcentaje tampoco conoce los primeros síntomas de un infarto en mujeres. La importancia de la concienciación sobre los datos y síntomas es vital para la prevención, ya que según un informe publicado por Mayo Clinic (Estados Unidos) las más afectadas por ataques cardíacos son las mujeres más jóvenes. Concretamente, las menores de 65 años tienen más posibilidades que los hombres de morir en un hospital por un ataque cardíaco, ya que tienen más probabilidades de sufrir hemorragias graves y complicaciones vasculares.

El 57%, no son conscientes de que las ETS les afectan más que a los hombres.

En cuanto a las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), que también tienen efectos diferentes en hombres y mujeres, este análisis demuestra que la mayoría de las féminas, exactamente el 57%, no son conscientes de que las ETS les afectan más que a los hombres. De hecho, estas pueden  impactar más severamente en su salud e incluso provocar graves complicaciones en mujeres embrazadas. Este desconocimiento puede deberse parte porque el 48% de las mujeres asegura no haber recibido educación sexual y reproductiva en la escuela. Además, el 62% de las que sí recibieron información sobre salud sexual consideran que fue insuficiente.

Determinantes sociales

Los determinantes sociales, que dependen de las normas sociales y culturales, también influyen en la salud de las mujeres por razón de su género. En este sentido, el profesor José María Bleda, sociólogo experto en determinantes sociales de la salud y profesor de Sociología en la Universidad de Castilla-La Mancha, enumera “los ingresos económicos, el nivel de educación, el lugar donde viven, la ocupación profesional o los múltiples papeles sociales que desempeñan”.

"Los cuidados de la familia (niños, mayores, pareja) suelen recaer en ellas. Es un problema de género, estructural".

“Por ejemplo, los cuidados de la familia (niños, mayores, pareja) suelen recaer en ellas. Es un problema de género, estructural. Tener que compaginar estos cuidados con su trabajo fuera del hogar implica un conflicto de roles, que generalmente desemboca en problemas de salud mental, debido a factores tales como: estrés, ansiedad, depresión o trastornos de conducta alimentaria”, comenta este experto. “Afortunadamente, cada día hay una mayor conciencia de la relación directa de la salud y enfermedad de las mujeres con estos factores sociales”, añade.

Precisamente en relación con esta realidad,  el estudio de IO investigación refleja que pese a que un 73% de las mujeres reconoce haber sufrido algún episodio depresivo, hasta un 44% no acude a un profesional cuando es necesario.

Estructuras sanitarias

Asimismo, los factores estructurales sanitarios, que son aquellos que afectan al nivel asistencial, tienen una influencia directa en la salud de hombres y mujeres. “Que el cuerpo femenino no responde igual a la enfermedad se debería incorporar de manera sistemática en la formación de los estudiantes de Medicina y de otros estudiantes de ciencias de la salud”, comenta la profesora María Trinidad Herrero Ezquerro, catedrática de Anatomía y Embriología de la Universidad de Murcia y miembro de la Real Academia Nacional de Medicina. 

“La formación específica en los profesionales de Atención Primaria es también prioritaria, ya que ellos están en primera línea y muy en relación con el día a día de los pacientes”.

Para que la salud con perspectiva llegue a las consultas médicas y a los hospitales, la profesora Herrero señala que “la formación específica en los profesionales de Atención Primaria es también prioritaria, ya que ellos están en primera línea y muy en relación con el día a día de los pacientes”.




Puedes seguirnos

Publicidad
patrocinador seccion actualidad

POSTS DESTACADOS

Aviso de Cookies

El sitio web www.phmk.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Saber más

Suscríbete GRATIS a las newsletters de Pharma Market