Domingo, 14 de julio de 2024

I+D1 de marzo, 2023

Un estudio genómico del feocromocitoma, un tumor raro, identifica a los pacientes con más riesgo de metástasis

Estudio genómico del feocromocitoma metastásico del CNIO Estudio genómico.

Los nuevos resultados ayudarán a hacer un seguimiento más estrecho a los pacientes con peor pronóstico.

Pharma Market

El feocromocitoma es un tumor raro, con una incidencia de tres a ocho casos por millón de habitantes cada año. Coincidiendo con el Día Mundial de las Enfermedades Raras, Nature Communications, ha publicado el mayor estudio sobre sus causas moleculares y se ha centrado en los enfermos con feocromocitomas metastásicos, que representan un 20% de todos los casos. La supervivencia de los pacientes con feocromocitoma metastásico es del 20% al 60% a los cinco años.

Una de las dos investigadoras que han liderado el trabajo es Mercedes Robledo, jefa del Grupo de Cáncer Endocrino Hereditario del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), que forma parte del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (Ciberer). Robledo lleva desde 1996 dedicada al estudio de estos tumores: “Una de las dificultades de trabajar con enfermedades raras es reclutar series grandes de pacientes que permitan alcanzar conclusiones robustas. Y este estudio destaca porque el número de muestras con las que hemos trabajado es excepcional”.

La supervivencia de los pacientes con feocromocitoma metastásico es del 20% al 60% a los cinco años.

Para entender la magnitud del estudio, la también co-autora e investigadora del CNIO, Bruna Calsina, hace la siguiente aclración: “El número de pacientes con enfermedad metastásica que reúne nuestro estudio es el correspondiente a una población de cien millones de personas”.

Esto ha sido posible gracias a la colaboración entre 16 centros de referencia para el estudio de la enfermedad de seis países del mundo, y con los que el Grupo del CNIO viene trabajando durante la última década.

“El número de pacientes con enfermedad metastásica que reúne nuestro estudio es el correspondiente a una población de cien millones de personas”.

Bruna Calsina (izda.) y Mercedes Robledo, investigadoras del CNIO. Foto: Laura M. Lombardía.

Nuevos marcadores

Una muestra tan grande era necesaria para lograr lo que ellas, y sus compañeros de investigación, han conseguido con su trabajo: identificar en el momento del diagnóstico del tumor primario, marcadores asociados a un mayor riesgo de metástasis. Estos marcadores podrán añadirse a otros criterios clínicos e histológicos para un manejo clínico personalizado.

Se ha identificado en el momento del diagnóstico del tumor primario, marcadores asociados a un mayor riesgo de metástasis.

Tal y como matizan Robledo y Calsina, la mayoría de pacientes con este tipo de tumor que desarrollan metástasis lo hacen uno o dos años después del diagnóstico de la enfermedad, pero hay casos en los que la metástasis se desarrolla tras diez o veinte años del diagnóstico inicial. Los nuevos marcadores moleculares ayudarán a los médicos responsables a hacer un seguimiento más estrecho a aquellos pacientes con riesgo alto de metástasis.

Respuesta a la inmunoterapia

Otro problema de esta enfermedad rara es que las terapias no siempre funcionan, y se desconoce la razón. “Esta es una enfermedad hereditaria en el 40%-50% de los casos -explica Mercedes Robledo-, y muy compleja desde el punto de vista genético. Se han identificado hasta veintidós genes relacionados con la enfermedad, de los que cinco se han descubierto en nuestro laboratorio”.

Cuantos más genes hay implicados en una enfermedad, más difícil es su estudio y más complejo es encontrar terapias efectivas. Hasta la fecha se han probado varios tipos de tratamientos, desde la quimioterapia a terapias dirigidas, pero como añade Bruna Calsina, “no se sabe a priori qué pacientes podrían responder a una terapia u otra”.

Otra parte de la investigación consistió en buscar marcadores que permitieran personalizar el tratamiento.

Por eso, otra parte de la investigación consistió en buscar marcadores que permitieran personalizar el tratamiento. La investigación liderada por Robledo y Calsina ha identificado un grupo de pacientes con feocromocitoma que podrían beneficiarse de los tratamientos con inmunoterapia.

Este trabajo, ha sido posible gracias a la colaboración entre el Grupo de Cáncer Endocrino Hereditario del CNIO y la Unidad de Bioinformática del CNIO, junto con otros investigadores también de este centro y colaboradores internacionales. “El estudio será un referente en el campo de la genómica del feocromocitoma metastásico”, concluye Mercedes Robledo.




Puedes seguirnos

POSTS DESTACADOS

Aviso de Cookies

El sitio web www.phmk.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Saber más

Suscríbete GRATIS a las newsletters de Pharma Market