Miércoles, 06 de julio de 2022

I+D4 de marzo, 2022

Las personas con obesidad tardan una media de 6 años en consultar con un profesional sanitario

Obesidad. La obesidad debe considerarse como una patología crónica.

Un 30–70% de los adultos en la Unión Europea tiene sobrepeso, y un 10–30% padece obesidad.

Pharma Market

El Día Mundial de la Obesidad se celebra cada 4 de marzo con el objeto de concienciar a la población lo que supone esta patología, que algunos expertos califican de pandémica. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad afecta a un 13-15% de los adultos a nivel mundial. De hecho, este organismo apunta que la prevalencia de la misma ha aumentado indiscriminadamente desde 1980: un 30–70% de los adultos en la Unión Europea tiene sobrepeso y un 10–30% padece obesidad.

El objetivo del Día Mundial contra la Obesidad, explican desde la Sociedad Española de Endocrinología Nutrición (SEEN), es mostrar que la obesidad es una enfermedad crónica, recidivante y muy prevalente que tiene una gran repercusión en la salud de las personas que la padecen. Por ello, es una enfermedad que requiere un plan estratégico destinado a su prevención, diagnóstico y tratamiento.

La obesidad afecta a un 13-15% de los adultos a nivel mundial.

La obesidad también es un factor de riesgo para múltiples enfermedades como la cardiovascular, la diabetes y al menos 13 tipos de cáncer. Así pues el propósito de esta efeméride es promover un mayor conocimiento y comprensión de la obesidad como una enfermedad tratable, particularmente entre los profesionales de la salud, para mejorar el acceso y la disponibilidad del tratamiento a las personas con obesidad. En esta línea, la SEEN apoya un año más a la EASO (la Asociación Europea para el estudio de la obesidad) en su lucha para que la obesidad sea considerada como una enfermedad crónica que requiere un abordaje profesional y multidisciplinar por parte de los especialistas. 

Poco reconocimiento

Esta enfermedad tiene poco reconocimiento tanto por la sociedad como por el sistema sanitario. Los datos del estudio ACTION-IO (Concienciación, Cuidado y Tratamiento en el Manejo de la Obesidad, una Observación Internacional) de España reflejan que sólo el 59% de las personas con obesidad reconoce que la obesidad es una enfermedad crónica y el 80% destaca que la responsabilidad del tratamiento es únicamente suya. Por este motivo, las personas con obesidad tardan una media de 6 años en consultar con el profesional sanitario provocando una peor evolución de su enfermedad. 

A pesar de que el 93% de los profesionales de la salud consideran la obesidad como una patología crónica, solo el 44% de los pacientes con obesidad reciben el diagnóstico de obesidad por su médico y apenas un 24% son citados a visita de seguimiento. Esta menor atención a esta enfermedad crónica responde a múltiples factores como la estigmatización que culpabiliza al paciente por no tener hábitos saludables, a la escasa disponibilidad de recursos para abordarla, a que su tratamiento farmacológico no está cubierto por la financiación pública como ocurre con otras enfermedades crónicas, y a que las listas de espera para el tratamiento quirúrgico son largas y restrictivas. 

Solo el 44% de los pacientes con obesidad reciben el diagnóstico de obesidad por su médico y apenas un 24% son citados a visita de seguimiento.

Origen complejo y multifactorial

La evidencia científica ha demostrado que la obesidad tiene un origen complejo y multifactorial. En cada individuo interaccionan de forma diferente factores que promueven esta enfermedad y gran parte de ellos están fuera de su control voluntario. Así, los determinantes genéticos, en un ambiente cada vez más obesogénico donde también tienen efecto negativo el estrés, el escaso sueño y el sedentarismo, entre otros, contribuyen a que esta pandemia esté descontrolada. 

Existen múltiples factores que provocan que elabordaje de la obesidad sea un reto difícil, entre los que se contemplan su alta prevalencia, la falta de reconocimiento como enfermedad crónica, el placer que puede suponer la comida, la asociación de la pérdida de peso con la mera estética, los bulos y el nicho comercial de tratamientos no efectivos. La falta de formación sobre la alimentación saludable en la población general y, más grave aún en los profesionales de la salud, la publicidad de los alimentos ultra procesados así como la escasez de equipos multidisciplinares junto con el estigma y la discriminación hacia las personas con obesidad, hacen que su abordaje correcto sea un verdadero desafío.

Existen múltiples factores que provocan que el abordaje de la obesidad sea un reto difícil, entre los que se contemplan su alta prevalencia, la falta de reconocimiento como enfermedad crónica o el placer que puede suponer la comida, entre otros.

Por su parte, desde la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) aseguran que la causa fundamental de la obesidad es un desequilibrio energético entre las calorías consumidas y gastadas. Y se debe principalmente a la ingesta de alimentos de alto contenido calórico que son ricos en grasa y a un descenso en la actividad física debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, los nuevos modos de transporte y la creciente urbanización. Además, influyen otros factores como predisposición genética, la toma de medicamentos como los corticoides y antidepresivos, la presencia de causas endocrinas como hipotiroidismo, síndrome de ovario poliquístico o enfermedad de Cushing, causas psicológicas como la ansiedad, y el entorno social y/o cultural.

Datos en España

En España, según la OMS, un 37% de la población adulta presenta sobrepeso y el 17% sufre obesidad. Además, el doctor Antonio López-Useros, cirujano y experto en intervenciones robóticas en el Hospital Universitario Valdecilla (Santander), destaca que un 7% del gasto sanitario, sin contar las cirugías bariátricas (operaciones quirúrgicas para el tratamiento de la obesidad), se debe a enfermedades asociadas a esta patología, ya que puede producir diabetes, hipertensión, enfermedades articulares, respiratorias, etcétera.

En España, según la OMS, un 37% de la población adulta presenta sobrepeso y el 17% sufre obesidad.

 

Tratamiento

La cirugía bariátrica sigue siendo la alternativa terapéutica más eficaz a largo plazo para los pacientes con obesidad severa (grado II) con enfermedades metabólicas asociadas y para la obesidad mórbida y súper obesidad (grados III-IV), explican desde la FEAD.  No obstante, no está exenta de complicaciones y no suele ser aceptada por muchos pacientes.

Tal y como matiza el cirujano robótico Antonio López-Useros, algunas de las ventajas importantes de esta técnica quirúrgica son la comodidad del cirujano, el cual se encuentra sentado mientras maneja el sistema robótico da Vinci, de modo que no se produce cansancio, y la tranquilidad, ya que es una técnica que conlleva muchos menos riesgos que la tradicional. Para el paciente, gracias a este método, la cirugía bariátrica puede ser efectuada de forma mínimamente invasiva y con gran precisión. Gracias a la visión en 3D inmersiva y una ampliación de hasta 10 veces, la exactitud con la que se realiza la intervención consigue unos resultados óptimos y tanto el tiempo de ingreso como el de postoperatorio se reducen de forma considerable, permitiendo al paciente reanudar en pocos días la vida normal, al tiempo que se disminuye el dolor, el riesgo de infecciones o la necesidad de nuevas intervenciones.

La cirugía bariátrica puede ser efectuada de forma mínimamente invasiva y con gran precisión.

En los últimos años, se han desarrollado técnicas endoscópicas endoluminales, menos invasiva y con menor incidencia de complicaciones y cuyos resultados son bastante prometedores. Estas técnicas pueden ocupar un espacio importante en el arsenal terapéutico de la obesidad, indican desde la FEAD.

Claves para adelgazar

Por último en el caso de las personas que deseen adelgazar, los doctores Robin Rivera Irigoin y Jimena Abilés Osinaga, especialistas de la FEAD, “para adelgazar hay que consumir menos calorías de las que se gastan”. Sin embargo, no se puede adelgazar de cualquier manera. La dieta ha de ser equilibrada y ha de aportar una cantidad y una calidad suficientes de proteínas, vitaminas y minerales.

Conseguir un peso saludable y mantenerlo no solo se logra haciendo una dieta baja en calorías, sino con un cambio en el estilo de vida que conlleva una modificación en los hábitos de alimentación para lograr una dieta más correcta y equilibrada.

Conseguir un peso saludable y mantenerlo no solo se logra haciendo una dieta baja en calorías, sino con un cambio en el estilo de vida que conlleva una modificación en los hábitos de alimentación para lograr una dieta más correcta y equilibrada, y haciendo que el ejercicio físico forme parte de la vida cotidiana. Además, distintos estudios demuestran que aquellos pacientes que siguen regularmente los controles por especialistas obtienen mejores resultados ponderales que aquellos otros que no mantienen ningún seguimiento médico-nutricional”.




Puedes seguirnos

POSTS DESTACADOS

Aviso de Cookies

El sitio web www.phmk.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Saber más

Suscríbete GRATIS a las newsletters de Pharma Market