Miércoles, 06 de julio de 2022

Industria6 de abril, 2022

Farmasierra celebra su 25 aniversario aumentando la inversión en sus áreas de I+D, Producción y Salud

Tomás Olleros, presidente de Farmasierra. Tomás Olleros, presidente de Farmasierra, durante la rueda de prensa en su planta madrileña.

Tomás Olleros, presidente del grupo: "Nuestra misión principal es dar un servicio integral a los clientes".

Pharma Market

El laboratorio Farmasierra está de aniversario: han pasado 25 años desde que su presidente, el doctor Tomás Olleros, fundara la compañía. Para conmemorar esta efeméride invitó a un grupo de periodistas especializados, entre los que estuvo Pharma Market, para conocer su historia y recorrer su planta ubicada en San Sebastián de los Reyes (Madrid).

La historia de Farmasierra se gesta en el año 1996 cuando Pfizer decidió racionalizar sus plantas de producción y fue entonces cuando el doctor Olleros apostó por adquirir la que tenía ubicada en San Sebastián de los Reyes. A partir de entonces, el grupo no ha parado de crecer y evolucionar hasta convertirse en un laboratorio integral, con capital 100% español. Y en la actualidad, engloba tanto la investigación y el desarrollo, como la fabricación, la distribución y la comercialización de sus propios medicamentos, complementos alimenticios y otros productos sanitarios.

Farmasierra es un laboratorio integral, con capital 100% español.

En su exposición durante la rueda de prensa, Olleros destacó que su principal misión es “dar un servicio integral a los clientes, con especial atención a los pacientes y a los profesionales sanitarios”.

Precisamente y en consonancia con este objetivo, el laboratorio se ha ido adaptando a los nuevos tiempos y no ha dejado de lado uno de los aspectos que su presidente considera fundamental: la calidad. “Sin esta, hoy en día no se va a ningún sitio”. Por eso, entre sus principales retos a lo largo de todos estos años se ha realizado una actualización del ámbito tecnológico, donde se ha hecho una gran inversión así como en el área informática. “La innovación ha permitido que nos introduzcamos en el mercado internacional”, asegura Olleros.

Apuesta por la I+D

Al mismo tiempo, cabe mencionar que acaba de completar una inversión de más de tres millones de euros de en sus áreas de I+D, Producción y Salud. Así, en el ámbito de la investigación el Grupo Farmasierra ha ampliado su laboratorio de I+D en la búsqueda de soluciones innovadoras para los pacientes. “Toda la I+D de Farmasierra está orientada hacia las necesidades de los pacientes, tanto en lo que se refiere a nuevos fármacos como a encontrar nuevos usos y formulaciones de productos que ya estaban en el mercado”, explica Olleros.

El Grupo ha ampliado su laboratorio de I+D en la búsqueda de soluciones innovadoras para los pacientes.

“La inversión en I+D desde sus comienzos se ha traducido en la puesta en el mercado de medicamentos innovadores como la combinación de ibuprofeno-codeína, gel de ibuprofeno de ampliación tópica en roll-on y formas novedosas de calcio y vitamina D. Esto ha dado el impulso al área comercial en España y las licencias a nivel internacional”, detalla el presidente del grupo.

De forma paralela, para ofrecer sus servicios y productos al mercado internacional, la compañía tuvo que dotarse de un sistema de calidad que pudiera ser certificado por las agencias sanitarias correspondientes. Gracias a eso, en la actualidad Farmasierra está certificada por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps), por la FDA de Estados Unidos, y por la Agencia brasileña ANVISA, entre otras.

Inversiones en capacidad productiva

En cuanto al área de producción, sobresalen las últimas adquisiciones de material llevadas a cabo por la compañía, por su modernidad y capacidad. Así, entre estas destaca un nuevo mezclador de 3.000 litros, con la que ha aumentado considerablemente su capacidad de mezclado y permitirá ampliar la oferta de la compañía a nivel mundial.

Además, la compañía ha incorporado una nueva máquina de compresión de alta producción (250.000 comprimidos por hora) y una máquina de llenado en cápsulas (150.000 cápsulas por hora). También se ha creado una nueva área de control de calidad microbiológica para asumir el incremento de producción de formas farmacéuticas con probióticos.

“Estar siempre actualizados en tecnologías de la información, digital, de prevención, de seguridad y de medioambiente con las consiguientes certificaciones es uno de nuestros desafíos".

Durante estos 25 años la planta en la que comenzaron su actividad se ha sometido a dos grandes ampliaciones y ha contado con una inversión continua en investigación y desarrollo.  “Estar siempre actualizados en tecnologías de la información, digital, de prevención, de seguridad y de medioambiente con las consiguientes certificaciones es uno de nuestros desafíos. Todo ha sido un enorme reto, que ha sido posible gracias al equipo humano con el que contamos”, concluye Olleros, quien recuerda que en la actualidad cuentan con una plantilla cercana a los 200 trabajadores, frente a los 75 con los que comenzó su aventura.