Domingo, 23 de junio de 2024

Industria27 de enero, 2024

Scemblix (asciminib) de Novartis supone una nueva alternativa para tratar la leucemia mieloide crónica en España

Logotipo de Novartis. Logotipo de Novartis.

El primer y único inhibidor STAMP ofrece una opción terapéutica innovadora gracias a su mecanismo de acción específico.

Novartis

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social de España ha aprobado la financiación en el Sistema Nacional de Salud de Scemblix (asciminib), el medicamento de Novartis para el tratamiento de pacientes adultos con leucemia mieloide crónica con cromosoma Filadelfia positivo en fase crónica (LMC Ph+ FC) previamente tratados con dos o más inhibidores de tirosina cinasa (ITKs, por sus siglas en inglés).

Se trata del primer y único inhibidor STAMP (Specifically Target the ABL Myristoyl Pocket) que se dirige específicamente al bolsillo miristoilo de ABL y proporciona una alternativa terapéutica innovadora para los pacientes con LMC que presentan una respuesta inadecuada o una mala tolerabilidad después del tratamiento con dos ITKs.

Su mecanismo de acción está diseñado para abordar la resistencia e intolerancia en pacientes con LMC previamente tratados con dos o más ITKs (tratamiento estándar en primera línea) y ser efectivo frente a mutaciones en el gen defectuoso BCR-ABL, que está asociado a la sobreproducción de células leucémicas.

Perfil de seguridad

"La llegada de Scemblix nos permite ofrecer un tratamiento eficaz y seguro a pacientes en los que se habían agotado ya las opciones terapéuticas", destaca el doctor Valentín García Gutiérrez, médico adjunto del Servicio de Hematología del Hospital Universitario Ramón y Cajal y presidente del Grupo Español de Leucemia Mieloide Crónica (Gelmc).

"Por primera vez disponemos de un tratamiento con un mecanismo de acción diferente a los anteriores, lo que aporta importantes ventajas. Además, su excelente perfil de seguridad tendrá una implicación directa en la calidad de vida de los pacientes", explica.

"Los datos más recientes nos han mostrado cómo, con un largo periodo de seguimiento, se confirma el excelente perfil de eficacia, incrementándose las tasas de respuestas a lo largo del tiempo, así como de seguridad", añade.

Medicamento huérfano

Este nuevo fármaco de Novartis cuenta con la designación de medicamento huérfano por parte de la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Su aprobación está basada en los resultados del estudio pivotal ASCEMBL de fase III, que mostró una tasa de respuesta molecular mayor (RMM) de casi el doble en pacientes tratados con la molécula en comparación con bosutinib (25,5% frente al 13,2%, [P=0,029]), con una tasa de discontinuación debido a reacciones adversas más de tres veces menor (5,8% frente a 21,1%) a las 24 semanas en el objetivo primario.

Estos resultados se confirmaron en el seguimiento a más largo plazo tras 96 semanas, cuando la tasa de RMM fue de más del doble con el fármaco de Novartis (37,6%, IC del 95%: 29,99-45,65) en comparación con Bosulif (bosutinib) de Pfizer (15,8%, IC del 95%: 8,43-25,96), mientras que la tasa de discontinuación debido a reacciones adversas fue del 7,7 % para asciminib y del 26,3 % para bosutinib.

Avances en el tratamiento

La leucemia mieloide crónica es un trastorno hematológico grave no hereditario que ocasiona la proliferación descontrolada de glóbulos blancos (leucocitos) en la sangre. La LMC está causada por la aparición del cromosoma Filadelfia, que representa entre el 15 % y el 20 % de todas las leucemias que se conocen hoy en día. Esta alteración produce la expresión de un gen anormal llamado BCR-ABL, que convierte a la célula en leucémica. Posteriormente, las células leucémicas crecen, se dividen, proliferan, se acumulan en la médula ósea y se diseminan a través de la sangre hasta otros órganos del cuerpo.

En los últimos años se han registrado importantes avances. Hace dos décadas comenzaron los tratamientos ITKs, que han permitido cronificar la enfermedad y alcanzar una esperanza de vida similar a la de la población general en los pacientes diagnosticados en una fase crónica. Si bien muchos se benefician de las terapias disponibles, un porcentaje significativo puede experimentar una respuesta inadecuada o mala tolerabilidad a los tratamientos actuales.

"A pesar de los grandes avances que han transformado la LMC y marcado una revolución en el campo de la hematología, siguen existiendo necesidades no cubiertas en su manejo. Es crucial seguir avanzando en la innovación para desarrollar nuevos fármacos que no solo ofrezcan eficacia mejorada, sino también un perfil de seguridad superior, mejorando así la calidad de vida de los pacientes y abordando las limitaciones actuales del tratamiento de la LMC", explica el doctor García.

"Hace 20 años, logramos cambiar radicalmente el tratamiento de la leucemia mieloide crónica, dando una nueva esperanza a los profesionales y a los pacientes, que hasta entonces tenían un pronóstico muy desfavorable", recuerda Lupe Martínez, directora médica de Novartis. "Nuestro compromiso nos ha llevado a seguir avanzando en investigación para mejorar los resultados y abordar los problemas de resistencia o intolerancia a los que se enfrentan muchos pacientes. La llegada de nuestro nuevo fármaco marca un nuevo hito que nos permite transformar, una vez más, el tratamiento de la enfermedad y aportar una nueva alternativa a los pacientes que más lo necesitan", concluye.




Puedes seguirnos

POSTS DESTACADOS

Aviso de Cookies

El sitio web www.phmk.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Saber más

Suscríbete GRATIS a las newsletters de Pharma Market