Martes, 20 de febrero de 2024

Entrevistas5 de agosto, 2023

Rodrigo Rial:"La EVC lleva el apellido crónico, lo que quiere decir que se manifiesta durante un largo periodo de tiempo y que tiende a ser evolutiva"

entrevista doctor rodrigo rial Doctor Rodrigo Rial, especialista en Angiología y Cirugía Vascular.

El cirujano vascular ofrece consejos sobre cómo afrontar la insuficiencia venosa leve desde el mostrador de farmacia.

Pharma Market

Las altas temperaturas del verano son el gran enemigo de los síntomas de la enfermedad venosa crónica (EVC) ya que el efecto dilatador del calor contribuye a empeorar los signos. Este enfermedad puede parecer desconocida, pero en realidad, es más común de lo que se piensa. Síntomas como piernas cansadas, arañas vasculares y varices son algunos de los índices frecuentes de la EVC. De hecho, según los últimos estudios epidemiológicos, hasta el 65% de las personas pueden tener algún signo y síntoma de EVC, siendo más común en mujeres

Aunque, por lo general, no es una enfermedad grave, la EVC es progresiva y puede afectar significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. El Doctor Rodrigo Rial, especialista en Agiología y Cirugía Vascular, ha concedido una entrevista a Pharma Market, en la que explica que aunque la EVC "lleva el apellido crónico", sí se puede tratar de manera eficaz en muchos casos, lo que evita el avance de la enfermedad y alivia los sintomas.

Según los últimos estudios epidemiológicos, hasta el 65% de las personas pueden tener algún signo y síntoma de EVC, siendo más común en mujeres. 

En este sentido, el doctor Rial detalla las causas, signos y síntomas de la EVC, así como los riesgos asociados y los tratamientos efectivos. También aborda los diferentes tipos de cirugías disponibles y las posibles complicaciones.

¿Qué es la insuficiencia venosa?

La insuficiencia venosa crónica (IVC), o mejor definida como enfermedad venosa crónica (EVC), es la incapacidad de las venas de las extremidades inferiores para devolver de forma eficaz la sangre al corazón. Es una enfermedad que abarca muchas manifestaciones, que pueden parecer diferentes, pero que son grados evolutivos del mismo trastorno. La manifestación más conocida son las varices, que consisten en venas dilatadas permanentemente que han perdido su forma normal. Existen otras formas de presentación de la insuficiencia venosa, desde las telangiectasias (“arañas vasculares”), hasta úlceras, pasando por edema de tobillos y cambios de coloración en la piel. En los estadios avanzados es cuando es correcto hablar de IVC.

"La manifestación más conocida son las varices, que consisten en venas dilatadas permanentemente que han perdido su forma normal".

¿Cuál es su evolución? ¿Y los síntomas?

La insuficiencia o enfermedad venosa lleva el apellido crónico, lo que quiere decir que se manifiesta durante un largo periodo de tiempo y que tiende a ser evolutiva. La secuencia habitual es telangiectasias, varices, edema, cambios de coloración en la piel de las piernas y el estadio final de la enfermedad, la úlcera venosa. No todos los pacientes llegan a desarrollar una úlcera, pero no disponemos de herramientas para saber quiénes sí y quiénes no van a evolucionar.

Los síntomas que definen la EVC no son específicos, pero cuando se dan conjuntamente sí que nos proporcionan una orientación valiosa en el diagnóstico. El dolor, con sus expresiones como sensación de cansancio y pesadez, manifestado como "piernas cansadas" o "piernas pesadas", es el síntoma fundamental. Muchas veces se acompaña de sensación de hormigueo y calambres, que característicamente pueden ser nocturnos, en las primeras horas de la noche, para luego ceder. El picor es también muy común, producido entre otras causas por sequedad de la piel. En muchas ocasiones los pacientes no logran definir adecuadamente sus síntomas refiriéndolos como “piernas inquietas”. Es característico que los síntomas se agraven al final del día y mejoren con la elevación de las piernas.

"Es característico que los síntomas se agraven al final del día y mejoren con la elevación de las piernas".

¿Cuáles son las causas?

Un porcentaje alto de personas con varices tienen una predisposición genética. Esta propensión produce una debilidad de las paredes de las venas facilitando que se dilaten. No obstante, incluso sin predisposición genética, pueden aparecer varices o molestias por enfermedad venosa en personas que tienen que estar mucho tiempo de pie o sentadas, padecen obesidad, durante los embarazos y mujeres con alteraciones hormonales. A medida que se avanza en la edad, el riesgo aumenta y en el sexo femenino es más frecuente.

¿Es una patología frecuente? ¿Cuál es su prevalencia actual?

Según la OMS, la EVC es la patología más frecuente después de las caries. Los últimos estudios epidemiológicos han mostrado que un 30% de la población general tiene varices. Los porcentajes son mucho más altos cuando hablamos de pacientes con síntomas y con telangiectasias. Hasta el 65% de las personas pueden tener algún signo y síntoma de EVC. Esta prevalencia convierte a la EVC en un problema de salud pública, especialmente los pacientes con úlceras que se calcula que existe en España entre 200.000 y 250.000 personas con úlceras venosas activas.

"Esta prevalencia convierte a la EVC en un problema de salud pública, especialmente los pacientes con úlceras que se calcula que existe en España entre 200.000 y 250.000 personas con úlceras venosas activas".

¿Qué tratamientos hay para combatir la insuficiencia venosa?

Para hacer un correcto tratamiento hay que empezar con un diagnóstico preciso. La exploración especializada por excelencia es el ECO-Doppler. En toda persona con problemas de varices o de insuficiencia venosa se debe recomendar un tratamiento para mejorar los síntomas y prevenir la progresión y evitar complicaciones. Cuatro son los pilares básicos del tratamiento de la EVC: 

  1. Medidas posturales, intentando evitar estar mucho tiempo de pie o sentado sin moverse.
  2. Medias elásticas (disminuyen la presión de las venas). Una correcta talla y compresión garantizan confortabilidad y eficacia en la eliminación de síntomas y en la prevención de nueva aparición de varices. Es el mejor tratamiento no quirúrgico de la enfermedad venosa crónica. Se debe prescribir a todos los pacientes e intentar hacer los ajustes necesarios para el correcto cumplimiento y una buena adherencia.
  3. Tratamiento farmacológico. Flebotónicos o venotónicos (Venosmil). Han demostrado una reducción de la inflamación producida por el aumento de presión en el interior de las venas, siendo útiles para mejora los síntomas y reducir el edema.
  4. La cirugía y la escleroterapia han experimentado un gran avance en los últimos años con incorporación de nuevas técnicas poco invasivas. La selección de los pacientes candidatos a cirugía debe realizarla un especialista en Angiología y Cirugía Vascular.

¿Qué cambios habría que hacer en nuestro estilo de vida o en nuestros hábitos para combatir la insuficiencia venosa leve?

  1. El principal cambio es evitar el sedentarismo, estar de pie quieto o sentado aumenta la presión en las venas y el riesgo de que se dilaten. Hacer ejercicio moderado es muy recomendable, sin prescindir de las medias elásticas.
  2. Normalización del peso. La obesidad dificulta el retorno venoso.
  3. Ropa poco adecuada. Evitar las prendas que puedan hacer un efecto liga.
  4. Evitar la toma de anticonceptivos orales, si se pueden sustituir.
  5. Evitar las fuentes de calor excesivas, el calor dilata las venas.

¿Qué es la escleroterapia?

La escleroterapia de varices es la técnica con más experiencia para el tratamiento de varices de pequeño calibre y telangiectasias. La inyección de una medicación, denominada agente esclerosante, en el interior de la vena produce una reacción inflamatoria con fibrosis conduciendo en el plazo de unas semanas a la desaparición de las mismas. El agente esclerosante en forma de espuma se ha mostrado más eficaz que el líquido para determinadas varices, especialmente las de más de cuatro milímetros de diámetro. Ha supuesto una revolución en el tratamiento de las varices por la combinación de la seguridad y poca agresividad, que proporciona un gran nivel de satisfacción al paciente, tanto por el procedimiento sin molestias que no interfiere en la vida normal, como por los buenos resultados en la eliminación de las varices.

"El agente esclerosante en forma de espuma se ha mostrado más eficaz que el líquido para determinadas varices, especialmente las de más de cuatro milímetros de diámetro".

Los consensos y guías actuales sitúan a la escleroterapia como un tratamiento de primera línea para el tratamiento de las varices, pero debe ser realizado por cirujanos vasculares capacitados y entrenados específicamente para conseguir un buen resultado sin complicaciones. Debe realizarse siempre con control ecográfico.

¿Las mujeres embarazadas tienen mayor predisposición de sufrir una insuficiencia venosa leve?

De 10 personas con varices entre seis y siete son mujeres. La principal razón de que haya más mujeres que hombres con varices viene determinada por los embarazos y las alteraciones hormonales.

"La principal razón de que haya más mujeres que hombres con varices viene determinada por los embarazos y las alteraciones hormonales".

Un 40% de las mujeres embarazadas desarrollarán algún grado de insuficiencia venosa. Esto es causado por la compresión directa de las venas de la pelvis por el útero grávido y por la gran cantidad de progesterona circulante que dilata más las venas.

Después del parto suele haber una mejoría de los síntomas y el aspecto de las varices suele mejorar. Dependiendo del tipo de varices hay mayor o menor regresión, pero habitualmente siempre quedan algunas, es muy difícil que desaparezcan totalmente, salvo las que ocurren en la zona vulvar, que suelen desaparecer de forma mayoritaria.

"Esto es causado por la compresión directa de las venas de la pelvis por el útero grávido y por la gran cantidad de progesterona circulante que dilata más las venas".

¿En qué consiste la medicación flebotónica y por qué se recomienda a mujeres embarazadas?

El principal tratamiento farmacológico de la enfermedad venosa crónica son los denominados flebotónicos o venotónicos. Los más estudiados son los flavonoides naturales o semisintéticos. Se trata de medicamentos eficaces para combatir los síntomas de las varices e insuficiencia venosa crónica, solos o en combinación con las medias elásticas. La literatura actual y las guías de práctica clínica recomiendan que todo paciente con síntomas debe tener prescrito algún flebotónico.

Un estudio epidemiológico realizado en mujeres embarazadas, no se mostró un mayor riesgo de resultados adversos del embarazo entre mujeres expuestas a venotónicos frente a las no expuestas (Lacroix et al.,2016).




Puedes seguirnos

POSTS DESTACADOS

Aviso de Cookies

El sitio web www.phmk.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Saber más

Suscríbete GRATIS a las newsletters de Pharma Market