Martes, 20 de febrero de 2024

I+D16 de diciembre, 2022

La investigación en obesidad es clave para conocerla más como enfermedad y llegar a un diagnóstico precoz

investigación en obesidad Rueda de prensa durante el Día de la Obesidad (15 de diciembre).

La medicina de precisión está ayudando a identificar los factores que influyen en cada persona para tener exceso de peso

Pharma Market

La Sociedad Española de Obesidad (Seedo) y la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) realizaron una rueda de prensa conjunta en torno al Día de la Obesidad, ayer 15 de diciembre, que en esta ocasión ha puesto el foco en la investigación y su valor para asegurar un futuro más óptimo en este ámbito.

“La investigación es la clave para conseguir un mundo sin obesidad”, reconoció la investigadora y profesora Gema Medina-Gómez, profesora titular y coordinadora del Grupo de Trabajo de Investigación Traslacional en Obesidad de la Seedo, para quien “es fundamental el papel que tiene la investigación en el conocimiento de la obesidad como enfermedad, para poder llegar a un diagnóstico precoz, para evitar otras enfermedades asociadas a la obesidad (diabetes, hígado graso, enfermedad renal y cardiovascular, e incluso varios tipos de cáncer) y para desarrollar futuros tratamientos. La investigación es la kriptonita de la obesidad y debemos apostar por un futuro con menos obesidad”.

“Con progresos significativos que están permitiendo una medicina más personalizada en obesidad, siendo posible no solo identificar los factores que influyen en cada persona sino también elegir el tratamiento más adecuado”.

Algo más que estilos de vida

La doctora Irene Bretón, presidenta de la Fundación de la SEEN (Fseen) y miembro del Comité Gestor del Área de Obesidad de esta sociedad científica, hizo la siguiente afirmación: "En esta enfermedad, como en otras, sin investigación no se puede avanzar”. Y la realidad lo confirma con hechos, “con progresos significativos que están permitiendo una medicina más personalizada en obesidad, siendo posible no solo identificar los factores que influyen en cada persona sino también elegir el tratamiento más adecuado”. Los avances en los últimos años son muy alentadores, disponiéndose de tratamientos más eficaces y seguros y, para los casos más graves, de técnicas de cirugía bariátrica con mejores resultados a largo plazo.

Los avances en los últimos años son muy alentadores, disponiéndose de tratamientos más eficaces y seguros y, para los casos más graves, de técnicas de cirugía bariátrica con mejores resultados a largo plazo.

Sin embargo, los resultados de la investigación básica tardan un tiempo en trasladarse a la práctica clínica habitual. Por eso, según la doctora Bretón, “es tan importante organizar acciones que acerquen la investigación a la ciudadanía, ya que algunas personas aún siguen considerando que la obesidad se produce únicamente por un estilo de vida inadecuado y que es una responsabilidad exclusiva de la persona que la padece”. Este desconocimiento de la obesidad como enfermedad, de los múltiples factores que influyen en su desarrollo y en su mantenimiento, “condiciona que aún no se le preste a la investigación en este campo la importancia que merece”.

El desconocimiento de la obesidad como enfermedad, de los múltiples factores que influyen en su desarrollo y en su mantenimiento, “condiciona que aún no se le preste a la investigación en esta campo la importancia que merece”.

Investigaciones

La investigación en obesidad resulta fundamental para conocer mejor cómo se produce esta enfermedad y cómo se desarrollan sus complicaciones. Pero, además, “la investigación también nos ayudará a comprender mejor la importancia de los factores ambientales, como los disruptores endocrinos, con efecto obesogénico, entre otros muchos”, señala Bretón.

Las líneas de investigación abarcan aspectos muy diversos, que incluyen los factores genéticos, el balance energético (la ingesta y el gasto metabólico), la fisiología y fisiopatología del tejido adiposo y cómo se relaciona e influye en otros órganos y tejidos, o el papel de la microbiota, por poner sólo algunos ejemplos. Destaca la investigación sobre la activación de la grasa parda como nueva diana en el tratamiento e incluso en la prevención de la obesidad.

Destaca la investigación sobre la activación de la grasa parda como nueva diana en el tratamiento e incluso en la prevención de la obesidad.

En la actualidad hay diferentes líneas de investigación centradas en el estudio de hormonas, péptidos o moléculas, cuyo fin es disminuir el acúmulo de grasa y evitar su efecto tóxico en otros tejidos diferentes al tejido adiposo. De esta forma, según indica la Dra. Gema Medina, “se evitaría la aparición de comorbilidades asociadas a la obesidad, como la diabetes, la enfermedad cardiovascular o la enfermedad renal”. Se está trabajando en el desarrollo de tratamientos mejores y más seguros, “donde la investigación básica y traslacional contribuyen a ampliar los conocimientos de los mecanismos de estas moléculas u hormonas que sentarán las bases para identificar nuevas y mejores opciones terapéuticas”, afirma esta representante de la Seedo.

Acciones

Actualmente, la obesidad es la enfermedad metabólica más importante- Nuestro país se sitúa prácticamente a la cabeza de los países europeos en obesidad, con tasas de exceso de peso (sobrepeso y obesidad) superiores al 60% La prevalencia no está descendiendo, un hecho especialmente significativo en la población infanto-juvenil.

En un reciente estudio de base poblaciones entre familias españolas para valorar el impacto de la pandemia en la obesidad infantil y en la adolescencia (Qustodio: plataforma de seguridad y bienestar digital para familia) se determina que “las principales causas del repunte en las tasas de obesidad infantil y la adolescencia tras la pandemia son el mayor tiempo en pantallas (ordenador, móvil, tabletas electrónicas) y el menor tiempo de actividad física (30% de los niños pasan menos de 1h diaria al aire libre), lo que se traduce en que aproximadamente el 72% de los niños y adolescentes realiza menos actividad física que antes de la pandemia”, como destaca el doctor Gilberto Pérez, miembro del Àrea de Obesidad de la SEEN. Para revertir esta situación, este doctor demanda, sobre todo, “más investigación y medidas para incentivar la actividad física entre los más jóvenes”.

Aproximadamente el 72% de los niños y adolescentes realiza menos actividad física que antes de la pandemia.

La doctora Irene Bretón, reconoció que “se están realizando diversas acciones que intentan prevenir la obesidad, pero, en general, son inconexas y no tienen el impacto previsto”. Por otro lado, añade, “las personas con obesidad no siempre pueden acceder a la atención clínica que precisan y sufren un estigma injustificado a muy diversos niveles”.