Miércoles, 12 de junio de 2024

I+D25 de abril, 2022

La OMS avisa de un estancamiento en la lucha contra la malaria en África Subsahariana

Malaria y pandemia. La pandemia ha influido en la estabilización de las medidas contra la malaria o paludismo.

En 2020, hubo 241 millones de casos de paludismo en el mundo y alrededor de 627.000 personas murieron por esta causa.

Phmk/Fundación Recover/OMS

La malaria o paludismo es una enfermedad es una enfermedad mortal y según cálculos de la Organización Mundial de la Salud en el año 2002, se produjeron 241 millones de casos. Además, se estima que el número de muertes por paludismo en ese mismo periodo fue de 627.000. Al mismo tiempo, sigue siendo una patología que afecta con más intensidad a los niños menores de 5 años y tiene un mayor impacto en la región de África subsahariana, donde se concentran alrededor del 96% de las defunciones mundiales. Al mismo tiempo, la Fundación Recover ha alertado de que tras la aparición de la pandemia por la COVD-19, la lucha contra esta enfermedad se ha estabilizado.

Desafíos en la lucha contra la malaria

En los dos últimos años, la pandemia ha influido de manera notable en la estabilización de la lucha contra la malaria, pues desde que comenzó, los diagnósticos y tratamientos de paludismo se han visto afectados debido a la paralización o alteración en las campañas de prevención. A esto hay que sumar que, en 2020 y 2021, alrededor de 122 millones de personas en los países africanos necesitaron asistencia debido a otras emergencias de salud y humanitarias, como pueden ser brotes de ébola, conflictos o inundaciones, que alteraron significativamente la atención sanitaria relativa a malaria, añaden desde la Fundación Recover.

Según cálculos de la OMS en el año 2002, se produjeron 241 millones de casos y se estima que el número de muertes por paludismo en ese mismo periodo fue de 627.000.

Paralelamente, convergen otras amenazas que ponen en peligro los avances en la lucha contra el paludismo. Entre estos riesgos, la OMS incluye en su Mapa de Amenazas de Malaria la resistencia parcial al tratamiento farmacológico más utilizado, la artemisina:

  • La propagación de una mutación del parásito que debilita la eficacia de las pruebas de diagnóstico rápido, puesto que puede dar lugar a falsos negativos.
  • La capacidad de los mosquitos de resistir a los insecticidas.
  • La aparición de un vector invasivo de la malaria que prospera en zonas urbanas y rurales.

Escenario actual

Durante el momento pandémico, los países africanos organizaron una respuesta urgente para contener la malaria y pudieron evitar el peor escenario de muertes que había planteado la OMS. Sin embargo, ya entre 2019 y 2020 se había experimentado un aumento considerable de casos de malaria, pasando de 229 millones de personas afectadas en el mundo a 243 millones.

Entre 2019 y 2020 se había experimentado un aumento considerable de casos de malaria, pasando de 229 millones de personas afectadas en el mundo a 243 millones.

Del mismo modo, no se debe olvidar que los avances de la lucha contra la malaria siguen siendo desiguales. Mientras muchos países cuentan con baja carga de la enfermedad y se acercan de manera constante al objetivo de eliminar la enfermedad, hay otros, como Camerún, donde las cifras siguen siendo alarmantes.

La OMS asegura que es necesario aportar nuevos enfoques, intensificar los esfuerzos con nuevas herramientas y una mejor implementación de las existentes, así como un aumento de la inversión.

De forma paralela, la propia OMS ha reconocido que los avances mundiales se están estancando. En el año 2021 este organismo actualizó su estrategia mundial contra la malaria, donde se pone como objetivo una reducción del 90% en las tasas de incidencia y mortalidad de malaria en el mundo para 2030. Teniendo en cuenta lo aprendido, la organización pone su foco en los retos que plantea la lucha contra esta enfermedad, subrayando la necesidad de aportar nuevos enfoques, intensificar los esfuerzos con nuevas herramientas y una mejor implementación de las existentes, así como un aumento de la inversión.

Proyecto en Camerún

Fundación Recover ha impulsado un nuevo proyecto para luchar contra la malaria en cuatro centros de salud en Camerún y, por el Día Internacional de la Malaria, este 25 de abril, lanza una campaña de sensibilización con Fundación iO, organización especializada en Enfermedades Infecciosas.

En un trabajo conjunto con las autoridades locales y siguiendo las recomendaciones de la estrategia nacional implementada en el país, la propuesta de Fundación Recover se centra en la prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de al menos 640 niños de 0 a 10 años. Así, trabajará en línea con la estrategia de la OMS para el periodo 2016-2030. El proyecto de la fundación incorpora también acciones comunitarias que son fundamentales en esta lucha, pues factores como el medio ambiente, la discriminación, la falta de acceso a educación, la carencia de ingresos o la mala calidad de la vivienda, entre otras, tienen un gran impacto en las altas tasas de enfermedad.

El proyecto de la fundación incorpora acciones comunitarias que son fundamentales en esta lucha, que tienen un gran impacto en las altas tasas de enfermedad.

En palabras de la directora de Fundación Recover, Chus de la Fuente: “Es fundamental adaptar las intervenciones a los entornos locales y fortalecer los sistemas de salud, entre otras medidas, para contribuir al objetivo de la OMS de reducir en un 90% las tasas de incidencia y mortalidad de malaria en el mundo”. Además, la organización buscará fomentar la recogida de datos que permitan conocer el impacto de sus actividades y contribuir a la mejora de los proyectos ejecutados,